Saturday, January 21, 2012

Dimas Castellanos

Transcript of interview with Dimas Castellanos, an independent Cuban journalist and former professor of Marxist philosophy. See video.

Bueno, en un sistema como el de Cuba yo diría que es un cambio bastante brusco, bastante drástico. Eso me ocurrió a mi, o sea en el inicio cuando empecé a criticar públicamente fue en 1990, 1991 que se fundó en Cuba una organización que se llamaba la Corriente Socialista Democrática Cubana, y yo fui de sus primeros miembros. E inmediatamente yo fui expulsado de la Universidad donde yo trabajaba, del Instituto Superior de Ciencias Agrícolas, por la sencilla razón de que tenía un casete de voz grabado con el proyecto mínimo de aquella organización; se lo hice pasar a dos o tres amigos de ese instituto y uno de ellos pues se lo entregó a la persona que atendía a la Seguridad del Estado allí y me expulsaron. Entonces todo cambia en tu vida porque cuando, por lo menos en ese momento, quizás ahora no sean tan igual, pero en ese momento, cuando te expulsaban de un centro de trabajo, por el hecho de que en Cuba hay un solo empleador que es el Estado, pues sencillamente quedas sin trabajo. Y ese fue el caso mío y eso altera toda tu vida, altera las relaciones con los vecinos, porque en cada cuadra hay un Comité de Defensa.

Se les dice quien tú eres, que tú eres un enemigo peligroso de la revolución y entonces ya, se te retira la amistad, mantienen tu casa sobre vigilancia... eso fue lo que ocurrió conmigo durante muchos años. Puedo decir, tengo la impresión de que eso no es así ya en mi caso particular.

Bueno, yo creo que en mi caso ha cambiado, puede haber cambiado por muchas cosas. Cuando nosotros empezamos pues eran... no eran tantas las personas que se dedicaban a esto y creo que cualquiera era objeto del trabajo este de la policía política. Pero después han sido tantas las manifestaciones de disidencia y de oposición en Cuba que creo que han tenido que hacer una selección más estrecha. Y por ejemplo ahora hay personas como Yoani... hay muchas figuras que llaman más la atención, yo no soy una figura pública, no soy una figura importante... creo que eso tiene que ver. También puede tener que ver con mi forma de tratar los problemas. Yo no... nunca me he dedicado a hacer denuncias de las cosas que hay en Cuba sino a hacer análisis políticos de lo que ocurre en Cuba y de cómo cambiar, apoyado en la historia. Y es posible que por eso me consideren menos peligroso que a otras personas. Para el gobierno lo inmediato es lo importante y yo trabajo más bien para un futuro, quizás por eso deba ser. Puede haber otras razones más que solamente ellos las saben pero...

Bueno eh... la pregunta tiene sus antecedentes. Yo fui miembro en Cuba de la Juventud Socialista. Esta organización era la organización juvenil del Partido Socialista Popular, que era el partido comunista que había en Cuba desde antes de la Revolución. O sea que siempre fui un niño y un joven interesado, motivado, preocupado por los problemas políticos. Eso tiene que ver mucho con que yo me crié en una tabaquería. Mi padre era un comunista, en mi casa trabajaban unos 8 o 10 tabaqueros y se pasaban el día entero debatiendo problemas políticos del mundo, eso es una característica de las tabaquerías: mientras están trabajando pueden estar discutiendo. Y creo que desde pequeño estar escuchando aquella cosa pues me hizo interesarme en la política. Después de eso, pues yo ocupé responsabilidades en el movimiento juvenil cubano, después de la Revolución. Yo fui presidente de los Jóvenes Rebeldes en Bayamo, fui organizador de la Unión de Jóvenes Comunistas en la provincia de Oriente, cuando era una sola provincia, de las 5 provincias orientales actuales. Después estudié, además era obrero... o sea hay un conjunto de elementos de la historia y de preocupaciones mías por la política que, cuando fui separado de mi trabajo e ingresé en la corriente socialista democrática, teníamos muchas limitaciones para hacer llegar nuestras ideas a otras personas; y cuando Yoani empezó en el proceso de... de la creación del blog de ella y de otros blogs, pues yo fui uno de los primeros que aprendí algo con ella y monté mi propio blog.
Aunque este blog mío tenía un antecedente. En la corriente socialista teníamos una revista también digital ya, de donde yo escribía anteriormente y eso, pero ya en el blog pues escribía más mis criterios personales. Esa es la razón: por mis motivaciones políticas, sociales, y por mi propia formación: yo soy licenciado en Ciencias Políticas. Creo que eso explica el por qué del blog mío.

Bueno pues, puedo decir que muy buena, la puedo calificar así. En mi blog han dejado opiniones de todo tipo: favorables, contrarias, como ocurre en un espacio de estos democrático, pero la mayoría son opiniones favorables en el sentido que me agradecen tratar temas de la historia que ellos mismos o no los conocían o los tenían olvidados, y que son tan importantes para entender lo que está ocurriendo ahora. Y esa es la... o sea la respuesta fundamental que yo recibo de mis lectores. Lo mismo ocurre con algunos artículos que yo publico en el DIARIO DE CUBA, digital también, y los criterios siempre van en esa dirección.

Bueno, lo que yo... lo que yo quisiera lograr es exactamente lo que se estaba discutiendo aquí: una nueva Cuba. Cuba requiere un nuevo país, un nuevo consenso hay que crear, y trato de ayudar; de una forma muy minúscula porque esto son solo granitos de arena. Y además a largo plazo en Cuba no va a haber ningún cambio inmediato, pronto, como algunas personas piensan. ¿Por qué? Porque carecemos de la materia prima, del ladrillo ese con que se construye el edificio, de ese carecemos, que es el ciudadano. En Cuba no hay ciudadanos, y hay que formarlos, y en eso trato de actuar.
Y la formación del ciudadano tiene que ver mucho con su historia, un pueblo sin historia no puede hacer historia después, se necesita dominar la historia. Y todo lo que está ocurriendo en Cuba actualmente tiene que ver mucho con nuestra historia. Los males de hoy son los mismos males de antes, aquí no hay casi nada nuevo. Los problema que ha habido incluso entre los propios opositores son los mismos problemas que hubo entre los mambises del siglo XIX, o los que pudo haber con el movimiento de Fidel Castro en la Sierra Maestra entre diferentes líderes; o sea que son los mismos problemas. Y carecemos de eso: de una ciudadanía, de una formación teórica, jurídica, sociológica básica para poder actuar, y trato de ayudar en ese sentido.

Porque hay problemas que yo les llamo originales en nuestra formación como pueblo. Esto es una cosa muy polémica, casi nadie la comparte conmigo, pero yo lo considero firmemente que es así. La forma en que se conformó Cuba, esencialmente entre africanos y españoles, los españoles que vinieron a Cuba no vinieron a hacer nada productivo aquí ni a trabajar; vinieron inicialmente a buscar riquezas para irse, no ha trabajar.
Sobraban; había terminado la guerra contra los moros en España, había desempleo, y era un buen lugar de aventuras para venir a buscar riquezas a América. Y los negros, pues los trajeron de África obligados a trabajar. Entonces si los blancos no querían trabajar mucho menos querían trabajar los negros; esa es nuestra raíz inicial. Y para entender lo que está pasando ahora, aunque parezca que hace 4 siglos atrás, hay que montarse en esa historia de doble moral, de mentir, pensar una cosa y decir otra... Eso no es nuevo de este proceso ahora con la Revolución, esa es una cosa que viene de muy lejos. Y yo, aunque sea muy.... sea crítico con mi propio pueblo porque... (Para mí es una autocrítica porque soy parte de ese... de ese pueblo), puedo decir que a través de la historia los cambios sociales, los grupos que encabezaron movimientos de cambio en Cuba siempre fueron de minoría. El pueblo como pueblo cubano realmente ha participado poco hasta ahora. Y eso tiene mucho que ver con esto que ahora tampoco hay pueblo participando: no hay ciudadanos. Pero eso no lo creó la Revolución, eso venía desde antes.

Hay una anécdota muy interesante del generalísimo Máximo Gómez. Cuando terminó la Guerra de los 10 Años con la firma del Pacto del Zanjón él se trasladó hacia la zona de Santiago de Cuba y Oriente donde estaba Antonio Maceo para comunicarle su decisión y eso, y cuando llegó al puerto de Santiago de Cuba en una lanchita pues dice él, narra en su diario, que había unos 3500 curiosos allí mirando para solamente verle la cara a Máximo Gómez. Y él decía: nunca tuvimos 3500 combatientes en los 10 años de guerra; había más curiosos ese día que durante toda la guerra. Y eso... esa anécdota dice mucho. El pueblo cubano como pueblo nunca ha participado masivamente, ni en las guerras de independencia ni en el movimiento insurreccional. Fidel Castro mismo reconoció que después del triunfo ellos cuando más, incluyendo los del llano y los de todas las demás fuerzas no pasaban de 3000 personas, en un pueblo que tenía 6 millones de habitantes, y eso es lo que está ocurriendo ahora también...
Ahora, los cambios en Cuba siempre han sido para mal, en mi opinión; los cambios sociales. De ahí el cuidado que hay que tener para que no provoquemos un cambio de nuevo para mal, porque sería el último episodio de la historia de Cuba, eso hay que evitarlo.

¿Un mal paso? Que el gobierno con su obsesión de mantener la idea del partido único, del control total sobre la sociedad pues eso pudiera provocar un día sin salida, una explosión social y tener una salida violenta. Pero yo estoy seguro que los líderes que saldrían de esa salida violenta no van a ser mejores que los que ocuparon el poder por la violencia anteriormente, y eso sería muy grave para la historia de Cuba. Hay que pasar por estos caminos, por estos pequeños espacios, irlos fomentando, tener paciencia, debatir, hablar de derecho, hablar de sociología, hablar de historia, para que la gente vaya entendiendo que todos los cambios dependen de él, que tiene que convertirse en ciu-da-da-no, y eso no lo tenemos en Cuba.

Bueno, yo eh, he sido siempre uno de los críticos de la política norteamericana hacia Cuba. Por lo menos, desde el triunfo de la Revolución hasta la administración de Obama yo he sido un crítico de eso. Creo que con la administración de Obama comienza o ha comenzado un cambio de política. Que a él mismo no le es fácil, lo entiendo, pero está dando los pasos. Ha dado pasos y sigue dando pasos en esa dirección porque cualquier política de querer cerrar a Cuba, de mantenerla aislada, de querer rendirla por la fuerza, por el aislamiento, por razones económicas, pues en una isla y con un gobierno con el control totalitario que tiene el gobierno sobre el pueblo de Cuba, eso ni ha traído ni va a traer ninguna solución. Y si a eso se le añade que en estas administraciones, sobre todo las últimas 3 o 4, pues se elaboraron proyectos para democratizar a Cuba con fondos federales norteamericanos, y eso se llama injerencia. Yo soy opositor en Cuba pero yo no creo que Estados Unidos tenga derecho a tener un programa, eso depende de nosotros los cubanos. Y si no somos capaces de hacerlo es preferible que no lo hagamos entonces, antes de que dependa de una fuerza exterior. Porque eso lo único que hace es que le ha dado argumentos al gobierno cubano para decir que todo lo que ocurre en Cuba de oposición es dirigido por los norteamericanos o es pagado por ellos; y se nos acusa de mercenarios. Aunque yo por ejemplo soy enemigo de esa política y para el gobierno también soy un mercenario porque nos meten a todos en el mismo saco. Creo que ese es el resultado de esa política hacia Cuba que hay que cambiarla y la está cambiando el presidente Obama, yo lo felicito por la política que está asumiendo hacia Cuba.

Bueno eso tiene que cambiarlo. Yo creo que Obama empezó a cambiar cosas, no todo puede empezar por lo más importante. El hecho de eliminar las restricciones para los viajes a Cuba, ese conjunto de medidas son las pequeñas señales, yo creo que fueron provocando a que el gobierno de Cuba diera otras señales en dirección contraria también, que no las ha dado. Pero falta eso: Estados Unidos debería en cualquier momento retirar toda ayuda financiera a la oposición de Cuba. Yo soy opositor y pido eso, creo que eso nos hace mucho daño. Aunque uno no reciba ningún beneficio de eso, porque no todos en Cuba tenemos que ver con eso, pero el gobierno sí se encarga de meternos a todos en ese saco y acusarnos de lo mismo. Y hace también que el pueblo, que está naturalmente influido por el control monopólico de la información hacia el interior, pues vea a muchos opositores también como personas a las que uno no debe acercarse etcétera; y los aísla, los hace más marginales.

No, yo no tengo… es que como yo siempre he tenido la política esa de oponerme a eso, de criticarlo, porque sí sé que han estado financiando cosas en Cuba, pero el hecho de la posición mía pues no me ha permitido nunca estar cerca de los grupos estos que puedan haber recibido dinero, pero estoy seguro que ha ocurrido. Y que bueno, como dicen ellos mismos, una buena parte de eso se ha quedado en Estados Unidos, no todo llega a Cuba. El reclamo aquí de algunos opositores es que llegue todo a Cuba, y yo… mi posición es que no llegue nada a Cuba.

Bueno yo pienso que es peor, realmente, porque como mi opinión es que no se debe… el gobierno federal, o sea los fondos federales norteamericanos no se deben de usar (ni los de ningún otro país) se deben de usar para provocar cambios al interior de Cuba porque eso es injerencia, eso es lo primero. Si lo que se hace es tratar de hacer de tal forma que no se sepa que viene de ahí, pues entonces lo veo peor casi. Y el gobierno cubano siempre va a tener la oportunidad de acusar eso, porque es difícil decir que exista un grupo de oposición en Cuba que no tenga alguna persona infiltrada dentro de esos grupos para dar esa información. Y eso lo hemos visto; a cada rato salen por la televisión los supuestos agentes estos infiltrados que tratan de conocer la vida interna de la organización.
Eso por otro lado para cuidarlos tanto conlleva a un secretismo de que tiene que ser un trato con personas directamente de toda confianza para entregar el dinero. Y en Cuba, donde hace muchos años nadie vive de su salario, se ha convertido en moral la corrupción y el hacer uso indebido de fondos que no son propios. Y entonces en toda esta cultura en que estamos inmersos un individuo con una cantidad de dinero en la mano grande, que no se lo tiene que decir a nadie, pues ya sabe lo que está provocando con eso: creando un problema nuevo que es el de corrupción al interior de estas organizaciones.

Bueno eh, cada vez que me entero o me avisan de que hay un espacio donde se están debatiendo ideas, ahí yo estoy siempre. Algunas veces como hoy no hablo, pero me pica la curiosidad por… a veces no me gusta hablar en todos los lugares pero siempre tengo cosas que decir. Por ejemplo al debate de hoy, para mí faltó este elemento que yo estoy planteando del ciudadano. Se han planteado muchas quejas, no se puede soportar más tal cosa, en la constitución tiene que cambiar esto, hay que quitar tal cosa primero, y la pregunta mí es quién la quita y quien la cambia. Hasta que no haya ciudadanos que exijan eso pues no se va a producir ningún cambio porque el gobierno no tiene ninguna prisa, ningún interés en cambiar; son los ciudadanos. Y es como reclamos: que hagan esto, que hagan lo otro, el gobierno no va a hacer nada; va a hacer en la medida en que se vea obligado a hacer.

Esa es la pregunta más difícil, yo creo que para mí o para cualquier persona. Pero le voy a decir una cosa que puede parecer un poco contradictoria: El gobierno cubano ha empezado un proceso que le llaman actualización del modelo, que no son más que pequeñas reformas. Reformas que han empezado demasiado tarde, reformas muy limitadas, muy fuera de tiempo, o sea con muchos defectos, pero son pequeños cambios. En qué sentido son importantes esos pequeños cambios, en el sentido que el gobierno abre un pequeño espacio con una intención, pero cuando ese espacio se abre pues va generando nuevas contradicciones que no están previstas en su proyecto. Y le voy a decir una cosa: el decreto ley 259 de la tierra no entregan la tierra en propiedad para el Estado poder tener el control sobre eso, pero esas personas ya que tienen la tierra en usufructo, ya yo conozco algunos campesinos que están teniendo resultados (son gente muy trabajadora, no es el caso de todos). Y se está formando poco a poco una Clase Media en el campo cubano. Eso no está en ninguna información, eso no lo vas a leer en la prensa pero eso está ocurriendo y eso no está en el proyecto inicial del gobierno. Él lo que quiere es hacer producir la tierra porque el Estado es incapaz de hacerla producir. Pero genera eso, pero eso genera un nuevo fenómeno para el gobierno, que es que estas personas van acumulando capital. Conozco 2 ó 3 campesinos ya que han comprado tractores a otros campesinos que no los usaban, han comprado tractores, han comprado carretas, y tienen proyecto de seguir ampliando sus cultivos y sus cosas. Pero porque tienen utilidades económicas para ellos, por eso lo están haciendo, no por conciencia ni por colaborar con la sociedad, que es la imagen que el gobierno quiere brindar, si no porque se mueven por intereses como se mueven todos los seres humanos; y eso está pasando en todos los campos. El gobierno por ejemplo, la hija de Raúl Castro creó la organización esta, la CENESEX, para la lucha contra la homofobia, y sacaron su manifestación por 23, pero ahora el observatorio este que hay en Cuba, LGB, no me acuerdo cómo son las siglas exactamente, pues sacó también una manifestación independiente que no tiene que ver con ella. Entonces en otra época esa manifestación la hubieran impedido, pero una vez que han permitido la de Mariela se les crea un nuevo problema que no pueden impedir esta, porque es una contradicción muy grande. Y así en cada esquinita se van moviendo nuevas contradicciones; lo otro es un cambio brusco que yo le tengo terror. Prefiero que se vayan abriendo otros espacios poco a poco, poco a poco, poco a poco, hasta que aparezca el ciudadano y se remonte la sociedad civil que el gobierno hábilmente… que ha sido la cosa más hábil del gobierno cubano, de desmontar la sociedad civil cubana que existía en los primeros 2 ó 3 años de Revolución.

Y entonces los cubanos ahora ya empiezan en esto pero no tienen espacios legales, porque esa sociedad la perdimos, y hay que irla montando poquito a poquito. Por eso vengo a estos lugares.

No, el público hubiera podido venir, el hecho es que yo creo que no todo el público se entera. Y es preferible de que no hubiera venido todo el público porque estos son como embriones. Y si aquí se reúnen ahora 800 personas para escuchar eso al otro día se cierra este local ya, el gobierno lo cerraría. O sea es poquito a poquito; van permitiendo poquito a poquito y se van ganando espacios, cada vez vienen personas nuevas que oyen criterios que nunca habían oído, y un razonamiento, y les empieza a cambiar la mentalidad; y eso es una revolución en sí misma.

No, aquí en Cuba es difícil que una cosa como esta ocurra sin un cierto control de la Seguridad. Por lo menos quién viene, qué se dice, alguno de los que estaba sentado ahí seguramente es de la Seguridad, pero es como que ellos mismos empiezan a convivir con esa realidad. Por ejemplo yo estuve hace 2 semanas, el sábado 2 de julio, en el centro cultural Félix Varela, que es donde estaba el antiguo seminario San Carlos, y allí hubo un debate a partir de una conferencia de Julio César Guanche, muy buena, y el centro del debate fue este tema de la ciudadanía. Y entonces ahí habían profesores universitarios de alto nivel, vinculados con el Estado, porque aquí todo es del Estado (2 de ellas habían sido profesoras mías), pero también estaba Oscar Espinosa Chepe, de los prisioneros de los 75. Y entonces eso para mí es una cosa novedosa, esos son los pequeños cambios. Son pequeños pero son importantes porque eso no había ocurrido nunca desde el triunfo de la Revolución: un espacio público donde opositores y personas de la oficialidad estuvieran juntos hablando en un marco de respeto todo el mundo, y de criterio. Y eso ocurrió allí; estaba Espinosa y estaba Victor Fowler, que es un gran intelectual cubano, contestatario un poco pero de la UNEAC y de todos los aparatos estos oficiales; o estaba Luís Suárez que era del CEA, o sea estaba de todo allí. Y estaba yo que soy un opositor, estaba Miriam Celaya que es una bloguera, estaba Rodiles este, que estaba allí; y entonces esos espacios van… o sea que cada vez es un poco más natural para ellos. Y creo que llegará el momento en que no tendrán que tener ningún policía mirando aquí lo que pasa, pero eso es gradual. Y así es como yo lo veo.

No comments: