Sunday, January 15, 2012

Orlando Luis Pardo

Transcript of an interview with Cuban writer, poet and photographer Orlando Luis Pardo. He starts off talking about his dog.

See part 1 of video

Ésta yo la tengo desde pequeñita. Parió y entonces ese que está ahí, ese loco, es el hijo de ella. Y ya está ligada ya. Se llama Duddy, ¿quieres mirar a la cámara Duddy? Eh, Duddy, say hi. Di Hola a la cámara. No tengas miedo, ven. Duddy se llama la niña.

Bueno, primero que todo yo soy Orlando Luis Pardo Lazo-, Tengo dos blogs: Lunes de Post revolución y Boring Home Utopics, que es el foto blog.

Yo era escritor aquí en Cuba. Tengo cuatro libros de narrativa publicados en Cuba hasta el año 2007. Y bueno, después tuve un problema muy serio de censura, en el cual se me dijo que ya no iba a publicar nunca más en Cuba ni iba ser invitado a jurado, ni podía presentar libros de ningún autor cubano. O sea, de alguna manera, como que era un paria literario.

En un principio, a mí, la Internet llegó tarde a mí y verdaderamente no me interesaba como vehículo de expresión. Desconocía las potencialidades o desconfiaba de ellas o me parecían un poco banales ¿no? De forma tal que ya cuando había muchos amigos míos con blogs, en el 2008, es que yo comienzo a publicar columnas de opinión, crítica-literaria en el blog de otro amigo que se llama Jorge Alberto Aguiar Díaz y el blog se llama Fogonero Emergente. Y él estaba residiendo en España y, bueno, me embulló a realizar esas columnas todos los lunes. Por eso se llama Lunes de Post Revolución, jugando también con el suplemento cultural del periódico Revolución de los años 60, que se llamó Lunes de Revolución, porque Revolución se llamaba el periódico.
Ahora es un poco Post Revolución porque estamos en un post-algo y bueno por la cosa digital también. Solamente a finales del 2008, esas columnas van a parar a mi propio blog que entonces se llama así: Lunes de Post Revolución y solamente en marzo del 2009, fíjate tú que tarde, después de conocer a muchos blogueros, de haber tenido el problema de censura en la Feria del Libro de la Habana en el 2009, después de todo eso es que comienza Boring Home Utopics como un vehículo de devolver la visión o la visualidad perdida de esta ciudad, sobre todo de esta ciudad porque es donde yo vivo, bueno pues a los ojos de los cubanos que de alguna manera no podían disfrutarla en tiempo real como yo.



Normalmente, la idea es: “bueno estamos aquí en una isla, estamos clavados, estamos aislados, ayúdennos”. Bueno no, aquí se trata de es invertir la lógica. Es como decir: “Sí, estamos aquí, pero tenemos un gran privilegio: somos testigos, podemos dar testimonio”. Y ese testimonio puede ser para uno mismo (en mi literatura, mis columnas, mi expresión), pero puede ser también un testimonio para el otro. Y entonces, por eso me gustó mucho la idea de Boring Home Utopics. O sea, ¿qué pasa si yo, que todavía tengo ojos, que todavía tengo lucidez, que todavía tengo una cámara, le devuelvo al exilio cubano (por supuesto a Cuba también pero casi nadie desde Cuba accede a ese blog por las limitaciones, porque estuvo bloqueado durante casi un año), qué pasa si yo le comienzo a devolver la visualidad de esta ciudad? Eh, tratando de romper los estereotipos, los estereotipos turísticos, los clichés propagandísticos, los estereotipos de la miseria: la Habana miserable tercer mundo, la Habana…tugurizada, que no deja de ser real.
Pero ¿qué pasa si yo trato de contar pequeñas historias? y más todavía ¿qué pasa si yo me pongo al servicio del público completamente gratis? ¿qué pasa si yo comienzo a pedir que me pidan qué quieren ver? ¿Qué quieres ver de la Habana? ¿Todavía quieres ver algo de la Habana o ya la Habana no existe para ti? La casa donde naciste ¿qué fue de ella? la iglesia donde te casaste, una esquina famosa como 70 y 19, perfiles del malecón, perfiles de los antiguos clubes como La Concha, el Náutico, y por ahí para allá. Casi 40 cartas que he ido haciendo ¿no? y otras tantas que tengo retrasadas y que no he cumplido ¿no? porque como que también te lleva de la mano y corriendo.
Y bueno, pues es muy lindo eso porque las personas quedan muy agradecidas y el blog deja de ser un poco el blog de Orlando Luis Pardo Lazo para ser un poco el blog de todos. De suerte que cuando yo me ausento un poco o cuando he tenido algunas dificultades o cuando se bloqueó la página, como que los comentaristas un poco denotan su desasosiego.
O sea, se dan cuanta de que es frágil, de que un día Orlando Luis Pardo Lazo puede que no pueda seguir haciendo Boring Home Utopics y es como que lo perdimos entre todos ¿no? Y es muy solidario en ese sentido. De hecho, algunos de los lectores del blog me ayudan a publicar las fotos cuando no he podido hacerlo yo, es más fácil a veces desde Cuba enviar un correo electrónico con las fotos adjuntas y que ellos entonces abran la página, administren, suban las fotos, las coloquen, le pongan un título.
Y eso a veces lo han hecho algunos lectores de Boring Home Utopics, o sea, con una confianza absoluta en ellos, que no conozco, son amigos digitales, y tienen la palabra del blog. Pudieran dinamitarlo, pudieran borrarlo, pudieran convertirlo en un blog de spam y no lo hacen. o sea, Hay algo ahí del corazón que tiene mucho que ver con una cubanía secreta, con una cubanía oculta, con una cubanía imaginaria, con una cubanía que no cabe en el manual ni en la constitución de Cuba. Es algo hermoso, lindo, sí.

No, muchas, muchas, a ver, a veces A veces me he convertido en un foto reportero. Digamos cuando el concierto de Juanes, famoso, en septiembre del año antepasado, como…como que yo era ahí un foto reportero ¿no? a ras de público, moviéndome por todo aquello. Y esa misma noche logré ir a un hotel y subir 35 fotos del concierto. O sea, ninguna agencia de prensa hace eso, o sea, como que eso no tiene sentido y menos todavía de gratis.
Como que era, Con todos los debates que había habido, con toda la polémica, de que si vale la pena que si no, que si lo van a manipular. Bueno, ahí estaba yo a ras de pueblo ¿no? narrando con los píxeles, no con mi palabra, aunque también después yo escribí una columna para mi otro blog: Lunes de Post Revolución. Cuando, digamos la muerte del Comandante Almeida, bueno, pues yo fui a la Plaza de la Revolución Hacía como… que sé yo!, como diez, 20 años que yo no iba ahí a una función solemne y fui. Hice la procesión y entré.
Y era como que hago cosas que no me interesa hacer porque como que hay una responsabilidad sobre mí de cubrir determinados espacios ¿no? Lo mismo con otro tipo de eventos A veces con alguna de las marchas de las Damas de Blanco, que una de ellas la cubrí, a veces he salido de (a) provincia… Y esas fotos, así que… cuando tienen ese valor de la contingencia, de lo informativo, siempre provocan un gran revuelo ¿no?
Lo más reciente fue con el pequeño paseo de la comunidad independiente LGBT, que ocurrió el 28 de junio pasado a lo largo del Prado de La Habana como que estuve ahí. Una pequeñita congregación de gente, bajo mucha presión de policías de civil y eso, pero –bueno– se pudo hacer. Y el primer fotorreportaje que se sube, como 15 fotos, bueno pues lo subí yo. Es como que Esa expectativa también es como una confianza, como que si Orlando puede seguramente va a hacer fotos y va a cubrirlas.
No son fotos exactamente artísticas o autoriales, aunque muchas veces para mí tienen un valor, o sea como desde que las hago, sino fotos que tratan de tener un valor para el futuro, antropológico también. Es como decir el ojo que vio, el ojo lo más, te repito la palabra, lúcido posible en sentido incluso de luz, el ojo que trató de iluminar una realidad que cuando se lee en texto, sea por la prensa oficial o por la prensa opositora, cuando se lee en un comentario, pues muchas veces esa realidad tamizada a través del texto pierde ese primer nivel de inmediatez que la foto todavía lo conserva.
O sea, cuando yo te doy las fotos, tú eres el autor del texto; tú puedes sacar la conclusión si habían muchas o pocas personas, si las caras de esas personas parecen sinceras o parecen un poco manipuladoras, si había o no movimiento policial... O sea, tus ojos van a ser los que van a narrar y yo solamente te doy la materia prima ¿no? Tan hermosa como pueda serlo.

See part 2 of video.

Mira, lo más difícil fue romper la inercia. O sea, y en el 2008 yo tenía un libro listo de narrativa para publicar en Cuba, en la editorial Letras Cubanas, que se llamaba Boring Home, Un libro de relatos; yo hice la portada de ese libro. Y precisamente por colaborar con el blog Fogonero Emergente de mi amigo el escritor cubano Jorge Alberto Aguiar Díaz, bueno, pues nunca pude publicar ese libro.
O sea el presidente del Instituto Cubano del Libro, Iroel Sánchez, en una reunión ahí interna dio un puñetazo, un zapatazo ahí sobre la mesa y dijo como que, bueno, mientras él estuviera ahí, yo no iba a publicar más. Comenzaron a difundir por los correos nacionales mis columnas, donde supuestamente yo ofendía desde los símbolos patrios hasta las figuras líderes.
La leyeron toda al pie de la letra, o sea, trataron rápidamente de ponerme el membrete que les encanta a ellos, de disidente, de mercenario; sacarme del campo de la escritura, de la literatura, de la imaginación, del delirio, incluso de la provocación literaria, para ubicarme en el campo del realismo, de la praxis política de blanco y negro, de opositor y gobierno.
Rápidamente me ubicaron ahí, yo no hice ninguna resistencia. Eso es problema de ellos. Yo no tengo que estarme defendiendo patética ni edípicamente frente a los discursos despóticos del Estado. Problema de ellos; ellos lo hacen todo el tiempo con todo el mundo. Durante 52 años lo han hecho; verdaderamente lo han hecho, o sea.
Y bueno pues ahí quedé un poco. O sea Después tuve una entrevista con 2 oficiales de la Seguridad del Estado en marzo del 2009 donde también salió el tema de mi blog. En los mejores momentos de la entrevista, cuando yo estaba un poco más coherente todavía, porque fueron 5 horas y terminé muy exhausto, muy abatido, yo les pregunté:
¿Les molesta mi blog? ¿Podría resolverse este asunto cerrando el blog? A ver qué opinión tenían pero, por supuesto, ellos no respondían nada ¿no? Con mucha frialdad: “Queda a su disposición, puede hacer lo que quiera con su blog”. O sea, como que a ellos les da lo mismo todo ¿no?, ellos nunca van a dar una confesión de ese tipo.
Y bueno, después de eso, en noviembre del 2009 también tuvimos este incidente lamentabilísimo en un carro que nos secuestró en plena calle a mí, a Yoani Sánchez y a Claudia Cadelo ¿no? Íbamos a una marcha ahí que iban a hacer los muchachos de estos grupos como Demóngeles y otros Amistad, que iban a hacer una marcha pacífica, que la hicieron en la calle 23. Y cuando nos acercábamos a reportar, a hacer fotos, a participar con ellos, pues nos arrastraron de allí con bastante violencia ¿no?
Y bueno eso tiene que ver tambien un poco ya con todo el prestigio, con todas las columnas y todo lo que había ido pasando a lo largo de ese año en mi propio blog. O sea, hasta ahí, o sea como que fuera de eso yo me siento libre, no me siento un perseguido dentro Cuba, me siento un perseguidor.
He lamentado, humanamente, la pérdida de amistades. Yo pensé que eso no iba a pasar ya en Cuba, en la Cuba del siglo XXI, eso era historias de los años 70. Virgilio Piñera, Antón Arrufat perdido en una biblioteca sancionado y cosas así, pero lo viví. Gentes que han ganado premios importantes en Cuba, que eran muy amigos míos, que compartíamos desde películas ex writer hasta un chiste a favor y en contra del gobierno, o sea, personas normales, llenas de vida. Se asustaron mucho y para no perder determinadas prebendas como una casa que le ha dado el Ministerio de Cultura o un puesto, dejaron de llamarme, ¿no?, dejaron de llamarme por teléfono y hasta el día de hoy. Incluso como que algunos están molestos conmigo porque yo he hecho las cosas mal, no he hecho las cosas bien. Bueno, misterios ¿no? Y eso sí me dolió, porque es humano.
O sea es como que eran personas con las que yo contaba para armar una generación imaginaria, para armar revistas digitales independientes, para crear un frente de guerra. Yo no soy un ángel, yo no soy un pacifista y en última instancia es probable que no sea ni un demócrata. O sea, soy una persona que le gusta meterse en el campo literario, polemizar, trabajar en contra de la tradición canónica cubana, tratar de deconstruir la literatura cubana ejerciendo la violencia que se pueda ejercer sobre el texto como gesto intelectual ¿no? Tal vez en otra etapa de mi vida bueno, sea un conservador, y quiera escribir un best seller que se entienda claramente y que pueda ser traducido ¿no? Pero en este momento, yo verdaderamente considero que mi literatura casi es que es intraducible; tiene muchos juegos de palabras como toda esta tradición más bien contra-barroca ¿no?, a partir de Severo Sarduy y Reinaldo Arenas.
Tiene poca historia, escapo de los realismos, escapo de Padura, voy más bien a la antítesis, o sea, no tengo nada que contar, pero insisto casi que enfermizamente en que el texto progrese, en que el texto avance. Y por ahí es por donde se mueve la literatura mía y por ahí las columnas mías, pues han tenido necesariamente que poner el dedo en la llaga desde el punto de vista realista.
Me interesa efectivamente trabajar los símbolos patrios, la bobería del cubano, la pacatería, la hipocresía, pero todo… voy a ello no con un interés sociológico, no con un interés estadístico, no con un interés de buscar una verdad, ni siquiera mi verdad, ni siquiera eso.
Voy más bien con como que el interés del que quiere nadar a contracorriente, del que quiere trabajar contra el consenso, del que quiere crear un lector nuevo que hasta ahora la única evidencia que hay soy yo mismo y por lo menos eso es lo que yo trato de hacer en Lunes de Post Revolución. Por supuesto, cuando he colaborado con otros espacios como Diario de Cuba, como el sitio All Voices, como la revista norteamericana …Times, bueno pues hay unas normas editoriales que te embridan ¿no? y que te meten dentro de un corsé más periodístico y que con gusto también he tratado de aplicar. Pero yo no soy periodista ni de formación ni de espíritu.

No, la libertad, o sea, Yo empecé a publicar en Cuba en el 2001., libros, Publiqué cuatro libros. En el 2001 Collage Karaoke, y Empezar de cero. En el 2005, Ipatrias, y en el 2006 Mi nombre es William Saroyan. Todos premiados. También gané premios nacionales como el de la Gaceta de Cuba. Aparentemente, era un escritor cuya carrera prometía, aunque empezó tarde porque mi formación es Bioquímica. Trabajé cinco años como biólogo molecular, bueno, pues prometía.
Yo prometía ser un escritor de triunfo ¿no? y probablemente pudiera haber tenido hasta un cargo en una editorial como Jefe de Redacción o algo así. Y yo me sentía inédito en Cuba, no reprimido ni mucho menos ¿no?, me sentía inédito. Me sentía como que no estaba dinamitando las cosas a mi alrededor.
Comenzamos con el jueguito de la revistas literarias independientes, con la experiencia de Cacharros que realizamos Jorge Alberto Aguiar Díaz, Elizabel Mónica y yo. Vino la experiencia de 33 y un tercio, que la hicieron básicamente Raúl Flores y Jorge Enrique Lage y después la experiencia de The Revolution Evening Post, una revista digital que tuvo 8 números que hicimos Ahmel Echevarría, Jorge Enrique Lage y yo. Una revista muy loca con un diseño trash, donde prácticamente no publicábamos literatura cubana.
O sea, una revista cubana que tenía un nombre en inglés y que estaba apostando a una deconstrucción total de la literatura cubana, pero también latinoamericana, al canon iberoamericano. Buscando raíces en otras partes: en el Japón, en lo anglo, en los restos, en los residuos de las grandes literaturas; tratando de leer ahí. O sea, una visión muy peculiar que tuvo mucho que ver con una revista que existió en los 90' en Cuba, independiente también, que se llamó Diásporas y cuyos miembros ya todos hoy están todos diasporizados, se han ido del país.
Los que quedan, están un poquitico vegetando ¿no? Los cerebros pensantes como Rolando Sánchez Mejías, Carlos Alberto Aguilera y Pedro Luís Marqués de Armas, bueno, pues están en Europa hace rato, haciendo sus propios proyectos y eso. Y entonces, bueno, esa sensación de atrapamiento, que es interna, que tiene que ver con mi sensibilidad, que no tiene que ver con un choque con la censura, me llevó en el 2008 a irle cogiendo confianza o cogiendo el gusto a este espacio de Internet.
La libertad de ser tu propio censor, de ser tu propio promotor y de ser tu peor enemigo, porque puedes ir perdiendo lectores con cada columna, haciéndote cada vez más pesado, como que puede ser mi caso, o haciéndote más gracioso; de meterte donde no te llaman; no eres especialista en nada y estás en todas partes, eres ubicuo. Y la inmediatez; la inmediatez se conecta con el impresionismo.
O sea, no has dejado que sedimente la información, no vas a ponderar. Lanzas un primer aullido, y eso se llama post. O sea no es una columna, no es un ensayo. Es un primer aullido que a lo mejor tienes que desmentirlo tú mismo después, o lo dejas correr ya, es una más de tus mentiras. Mario Vargas Llosa hablaba de que la ficción como la verdad de las mentiras.
Y yo sigo viendo mis columnas, por lo menos en Lunes de Postrevolución como una gran maquinaria ficcional. Por supuesto que de ahí tú puedes sacar síntomas del alma del cubano, síntomas del estado sociológico represivo o liberal, apático o promisorio de la gente, todo lo puedes sacar de ahí; yo no estoy clamando que estoy en una torre de marfil. Pero es un agenciamiento, es una máquina indirecta, es mi aspiración.
Cuando yo hable de Fidel Castro, y he hablado de Fidel Castro en Lunes, no es Fidel Castro, es Fidel Castro personaje literario, que existe también y hay muchos tabús con eso o sea. Está en la literatura de Guillermo Rosales, en la literatura de Reinaldo Arenas, en la literatura de Amir Valle...
Allí hay un Fidel Castro, que es Fidel Castro pero es un personaje de ficción. Está pasado por los estilos, grandes estilos de cada uno de estos escritores. El Fidel Castro de Guillermo Cabrera Infante, que hizo mucho más, más ensayo pero de todas formas es la máquina estilizada de Fidel Castro: como dictador, como el ogro filantrópico… en los ensayos de Rafael Rojas… O sea me interesa el acercamiento intelectual al poder; al poder omnímodo, más me interesa todavía. En ese sentido, la democracia en Cuba a lo mejor para mi va a ser un estado aburrido literariamente.

Sí… (Otra persona)

Yo creo que, en general, la blogosfera cubana se ha convertido en un puente entre los cubanos de allá y los cubanos de acá, con la diferencia de vivencias, de dolores, de conectividades… pero específicamente, bueno, Boring Home Utopics, el fotoblog, como ni siquiera tenía, o en muchos sentidos no tenía la barrera ideológica, aunque a veces yo publicaba pequeños textos, en Inglés y en Español, básicamente la gente no los leía, no les importaba, no comentaban los textos: iban a la foto. Y entonces la gente hizo que el discurso de Boring Home Utopics sea un discurso de píxeles, no un discurso de palabras.
Y sí, es un puente, o yo quiero pensar que es eso ¿no? Con sus pilares fuertes y con sus cables que se han cortado. He perdido lectores a veces en Boring Home Utopics, personas que tenían un discurso siempre radical y que todo el tiempo estaban hablando, como que poniendo bombas en el blog ¿no? de… incluso provocándome: ¿no? – “Tú estás haciendo fotos mientras otras personas están en la calle reclamando sus derechos”. O sea, también estuvo eso, o sea como que fue un gran muestrario.
Pero fue decantándose, tal vez con mi resistencia, por no hacerle caso a esas provocaciones, se fue decantando el público más fiel, el público que quiere mandarme un mensaje casi que de buena esperanza ¿no? Cada cual desde su agenciamiento: las personas que son de una formación católica, las personas que ya son mayores, los que se acaban de ir de país y piensan venir el año que viene, y me dicen Orlando qué lindo sería verte.
O sea como que es un puente de esperanza. Una persona en Nueva York me dijo una cosa preciosa que es: Yo me había olvidado de Cuba – una persona que se fue cuando el Mariel- y me dijo: yo me había olvidado de Cuba y ya Cuba no iba a significar nunca más nada en mi vida, y así estaba bien, y se merecía eso por todo ¿no? Pero tu blog me fue arrastrando; me fue arrastrando, me fue involucrando y ahora yo quiero participar del destino de Cuba, sea cual sea.
Preferiblemente, un destino de transición, un destino de entendimiento entre los cubanos, un destino hacia la democracia ¿no? Pero eso es sobrecogedor porque es una persona joven; bueno 50, y como que ya quería vivir tranquilo su vida, 30 años más sin Cuba, Cubaless ¿no?
Y de repente me confiesa en un momento determinado como que, como que ejercí una violencia benéfica sobre él al devolverle una visualidad de una ciudad que él tenía dentro de su corazón, pero que ya pensaba que no iba a ser más su ciudad, que su ciudad ahora natal era New York, verdaderamente, por todo lo que le significó, porque amó, porque odió, porque murieron amigos en New York.
Y de repente se da cuenta que no, que La Habana sigue siendo como un imán, un profundo imán. Y cada una de estas fotos son como fragmentos que van armando el magnetismo, los polos de ese imán que de alguna manera yo quiero pensar que es inmortal.
O sea, que la Habana es una ciudad que aunque se sumerja, se “invisibilice” (se haga invisible, palabra inventada de Orlando) o se pierda en la historia, va a quedar como, bueno, como la Roma Imperial. La Habana tenía un glamour y tiene un alma que eso marca a generaciones completas de cubanos. Y Boring Home Utopics bueno es casi como Habana; Home Utopics; es el, es el don de la Habana, en mi opinión ¿no?

¿Hay un barrio, en particular, que más te gusta para tomar fotos?
No, no especialmente. O sea yo recorro lo mismo la Habana Vieja y Centro Habana, que están sobredimensionadas en la fotografía cubana, bueno porque hay mucha gente y eso, y están los carros americanos y la restauración… O sea recorro esos barrios… pero también… Es como un diario. O sea, el enfoque personal, más allá de cuando estoy haciendo algún pedido de fotos, que sí tengo que ir hasta donde me manden y cumplir con lo que me encuentro allí, a veces son ruinas, a veces no. Es como un diario.
Ahora, si yo tuviera mi cámara aquí te haría una foto a ti y aparecería hoy por la noche o mañana por la mañana, o cuando yo pueda, en Boring Home Utopics. Yo trato de cubrir con mi cámara donde estoy, trato de que la ciudad no me resulte aburrida, aunque el blog se llame Boring Home Utopics, trato de entretenerme con lo que no me llama la atención. O sea, si por mi fuera yo haría una foto al año, como mismo escribo a veces lentamente mi ficción. O sea, estaría, como mucha gente de mi generación, ralentizado, un poco apático, un poco escéptico.
Y el blog lo que me ha es energizado, acelerado. Yo ahora voy a salir y me llevo la cámara; a lo mejor en la noche la pongo en el piso, hago unas fotos lentas, si tengo trípode mejor, si no pues sin trípode, si no con flash, que a mi no me gusta usarlo, pues también es posible.
O sea es como un diario ¿no? y en la medida que yo pueda voy subiendo todo ese diario, y se va creando, aunque los lectores lo noten o no, eso tal vez ya queda por ver, se va creando como la huella, como un track de los movimientos míos por la ciudad. Por lo tanto, he disfrutado mucho retratar este barrio que es Lawton, con sus chimeneas en ruinas, con sus rieles bajo la luz de la luna; el Buena Vista, el Vedado, Miramar, las Playas, los Horizontes.
O sea como que no, no hay un barrio en especial con el que yo tenga verdaderamente una afinidad. Más bien he redescubierto una ciudad en especial por la que tengo afinidad ahora que es La Habana, ¿no? que tal vez para mí también era una ciudad perdida. Yo estaba en una especie de exilio también, aquí en Lawton ¿no?, y te lo digo sinceramente, ¿no? la luz cubana, el verano… hay una serie de cosas que cada vez me interesaban menos. Cada vez me interesaban menos…
Yo creo que soy un animal de invierno y de latitudes más nórdicas ¿no? y de repente he encontrado un encanto y he encontrado una pasión para expresarme y espero mantenerla por lo menos un buen tiempo, un par de años más. Darle una forma definida y si es posible un colofón a este blog. Que yo no sé cual va a ser pero darle un buen final; un final sinfónico, de ser posible.

See part 3 of interview
Un papel principal. O sea amistad con el pueblo de Estados Unidos y amistad con el gobierno de los Estados Unidos. O sea a mi me parece que la administración de Obama ha mandado una serie de gestos a la nación cubana completa: gobierno, exilio y pueblo, que pudieran haberse narrado aquí desde la oficialidad en todo su justo valor y no se narraron. Gestos que van desde la entrevista que le concedió a una simple bloguera como es Yoani Sánchez.
Por primera vez un presidente de Estados Unidos tiene esa deferencia con un ciudadano cubano y eso debiera ser orgullo para todos los cubanos en cualquier parte del mundo en que estén, desde cualquier filiación ideológica; hasta determinadas facilidades ¿no? en los viajes, en el envío de dinero, en los intercambios académicos, en la posibilidad de conexión a Internet a través de empresas norteamericanas… O sea, hubo una serie de intenciones iniciales que perfectamente estaban casi que mandando un mensaje de forget embargo ¿entiendes?
Pero claro, el presidente Obama no es un dictador que de un plumazo puede tachar una serie de políticas que tienen su lobby y su cosa, pero ha mandado una serie de mensajes que ahora mismo pudieran estar un poco más en riesgo porque sé que hay algunos mociones y eso que se están tratando de volver a discutir para virar atrás el estatus y volver a crear una cerrazón en términos de intercambio. Pero tienen un papel fundamental, o sea.
Cuba siempre se ha caracterizado por crear una especie de antibloque frente a los Estados Unidos, el peligro de la invasión norteamericana es uno de los tópicos nacionales por excelencia. Y cuando la invasión norteamericana parece que está en la antípoda, está en lo más distante, es ya inverosímil, de alguna manera desde Cuba el gobierno cubano se ha encargado históricamente en revitalizar las condiciones donde sea posible ese escenario.
Sea a través de un… un derribo de una avionetas, sea a través de una crisis migratoria, sea a través de la creación de un bloque continental, como pudiera ser el ALBA. O sea, crear unas condiciones donde Estados Unidos quede bien descolocado, bien en ridículo; si es una administración demócrata más en ridículo todavía de forma tal que venga el contragolpe; el contragolpe republicano, conservador, fuerte, y que quede claro que el enemigo es el enemigo.
Silvio Rodríguez lo dice en una canción: Hay que asumir al enemigo. Y entonces bueno, pues así trabajamos ¿no?, por una anexión inversa. Estamos ya hace mucho rato anexados a los Estados Unidos, lo que trabajamos contrario ¿no?, en lo contrario de la balanza. Pero anexados, no podemos zafarnos de la balanza porque si se rompe esa balanza nos vamos como un satélite ¿no?, nos vamos del aire; nosotros somos Estados Unidos.
El presidente cubano Fidel Castro siempre lo supo, siempre tuvo excelentes relaciones y pugilato con senadores norteamericanos, con el deporte norteamericano, con la gran prensa norteamericana Qué gran cosa hablarle a la prensa norteamericana, como las grandes entrevistas que él le ha dado a las grandes cadenas norteamericanas y aparecer hasta incluso en la revista Play Boy… O sea, no se puede gobernar Cuba sin los Estados Unidos, aunque el periódico Granma parezca decir lo contrario.
Realmente como que la opinión norteamericana, cómo se influye en ella, cómo se influye incluso en la sociedad norteamericana, no solamente a través de red de espías, sino a través de aprovechar los sucesos, como digamos el caso desgraciado del balsero Elian. ¿Cómo influir, cómo hacer lobby dentro de Estados Unidos? Yo no sé quienes son los grandes cubanólogos que trabajan en las academias norteamericanas, pero uno de los grandes yanquilólogos se llamó Fidel Castro, desde la Sierra Maestra.
Cuando comienzan las entrevistas a lanzarlo en los grandes periódicos norteamericanos. Yo lo veo muy bien, lástima que esa experiencia no la pudieron compartir varias generaciones de cubanos donde el simple hecho de recibir una carta de un familiar de Estados unidos podía poner en peligro tu trabajo ¿no? o tu militancia en el partido comunista.
Mientras el presidente, bueno, llevaba una economía en dólares norteamericanos y tenía un sentido mediático mundial de los focos de interés: qué le interesa y qué no le interesa a los Estados Unidos. Va a ocurrir una invasión en Panamá o no hay que prever y sacar los hombres de allá… O sea un gran americanólogo fue Fidel Castro.

Bueno, mi experiencia en ese caso es bastante limitada. ¿no? Como bloguero independiente, como persona que no tiene una organización, que no tiene ninguna militancia como que... o sea, Sé que hay organizaciones que reivindican incluso el periodismo independiente y fue una de las cosas que los llevó a la prisión durante la Primavera Negra de 2003. Reivindicaban con total transparencia los cobros legítimos por derecho de autor que venían a través de páginas web como Cubanet y otras ¿no? financiadas por el gobierno de Estados Unidos.
Eso los llevó a, bueno después de unos juicios ahí bien... bien precarios, a prisión. O sea, el impacto que tú puedas ver en la calle de eso yo realmente lo desconozco. Pero me da la impresión de que hay un gran, como que hay un gran by pass o hay algo que se está fluyendo primero en la organizaciones del exilio cubano que tienen que tener por supuesto sus propios gastos, sus propios salarios, sus propios autos, sus propias infraestructuras de protección y bueno toda una estructura, sus propios vehículos de enviar el dinero a Cuba; bueno toda una historia ¿no?
Y después bueno aquí en Cuba pues también hay que, me imagino, ¿no? hay una economía en dólares fuerte y como que una gran parte del dinero se va a la subsistencia de las personas que puedan recibir esa ayuda ¿no? No lo veo ni mal ni bien, te digo sinceramente como que el impacto en términos de inversión en Cuba lo sigue teniendo el gobierno ¿no?
Cuando el gobierno invita no a 20 millones de los Estados Unidos, de una agencita de Estado Unidos, sino cien millones de grandes grupos hoteleros de Europa, españoles, italianos, brasileños, inversoras… O sea, el gobierno cubano se da el lujo de compartir millones de millones de euros y dólares con capital extranjero de toda índole, de todo corte: ruso, chino, venezolano: no pasa nada. Incluso se da el gusto de comprar en millones de dólares al gobierno de Estados Unidos los alimentos que se pueden comprar de manera directa. O sea es libre de comerciar sin barreras ideológicas y sin ser acusado de auto mercenario ¿no?
Sin embargo, bueno, el ciudadano cuando se acerca a ese jueguito está en riesgo, en riesgo serio de... y bueno yo lo más que sé de ese jueguito, si es legítimo o no, siempre el exilio cubano ayudó a Cuba desde antes de Martí, Fidel Castro recibió mucho dinero de ayuda, la guerra muchas vinieron avionetas de Latinoamérica y de Estados Unidos con armas a apoyar la insurrección del Ejército Rebelde… O sea, siempre fue así, pero no creo que sea el caso de una guerra, yo creo que todo está un poco deslavazado, todo forma parte de un jueguito teatral, en mi opinión, donde la última cabeza de turco podría ser el caso de Alan Gross, donde todo es falso ¿no? en mi opinión.
La impresión que trasmite es de una... un golpe de teatro: te tomo, te dejo actuar, te retengo, expongo tu caso, te sobredimensiono, magnifico cosas que no tendrían ningún impacto a corto ni a mediano plazo en la sociedad cubana, después me arreglo con un ex presidente, después tal vez tenga un gesto de benevolencia y sale el hombre. O sea, es como lo mismo que pasa con los actos de repudio que ocurren recientemente aquí en la Habana ¿no?
Como que hay algo en ese acto de repudio que no tiene la violencia fascista que tenía en los años ochenta, hay algo teatral, hay algo paródico donde el lenguaje, hasta el lenguaje está vaciado y es como un cacareo.Y eso también me interesa literariamente, ese cacareo. Claro, un país no puede vivir de cacareo, un país debiera mirar frontalmente a la realidad del gobierno de los Estados Unidos y a los puentes de entendimiento.
Pero yo creo que el gobierno cubano sabe que ya bastante difícil es mantener la gobernabilidad con los ciudadanos cubanos, con todas las restricciones que tienen. Si de repente tiene que enfrentarse a una gobernabilidad con el exilio cubano, con la experiencia demócrata que ha vivido, no estoy hablando del exilio de línea dura o moderada ni nada, el exilio general, el exilio español, vaya, han vivido una experiencia de democracia diferente y nunca, nunca serían sujetos de gobernabilidad del gobierno cubano.
Verdaderamente para ser sinceros, para ser cínicos, esos ciudadanos cubanos del exilio jamás podrán ser ciudadanos cubanos regulares, jamás. Tiene que desaparecer el régimen de La Habana, o tienen que desparecer ellos como ciudadanos, como han desaparecido muchos, por muerte biológica o... Es una tragedia, irreversible en mi opinión. No... una cosa no se compensa con la otra, tiene que desparecer el establishment cubano o desparecer el exilio. Como ninguno de los dos va a desaparecer ahora mismo, bueno, pues seguimos esperando a que nos sorprenda un tsunami o un terremoto social o algo, que es muy difícil de avizorar ahora mismo.

Yo creo que muy alto, o sea, tengo esperanzas en Internet. La conectividad en Cuba, ahora mismo, es baja en muchos sentidos, pero por ejemplo, los que tienen que leer están leyendo, los periodistas oficiales están leyendo, los periodistas para-oficiales están leyendo, las personas que tienen una cuenta de Internet en la casa les llega por un correo el boletín de resumen de Diario de Cuba, el boletín de resumen de Kaos en la red, hay grupos como Observatorio Crítico de la Revolución Cubana, una especie de nueva izquierda delirando ahí sus propios futuros; están los portales más alternativos y críticos como el de Voces Cubanas, portales menos metidos en la realpolitik como Bloggers Cuba, aunque cuestionan toda la sociedad cubana también, y han sido reprimidos de manera low profile en muchos casos. O sea, los que tienen que leer están leyendo.
Tal vez no sea tan importante que lea mi vecino; verdaderamente. O sea, Eso un político no lo puede decir; lo puedo decir yo que soy un intelectual. Mi vecino no es tan importante que lea, mi vecino es importante que tenga igualdad de derecho, que tenga una serie de ventajas sociales, pero no es un ente transformador, no es una conciencia crítica de la sociedad cubana, se va a adaptar más o menos.
No es un protagonista de estos tiempos, muchos menos un protagonista de los cambios ¿no? Y bueno mi familia tampoco es importante que lea, es importante que lea yo dentro de mi familia. Ese orgullo del protagonista, pues a lo mejor estamos hablando de 2000 personas en Cuba, no más que eso y estoy haciendo un cálculo generoso ¿no? Y esas personas tienen Internet y muchas veces la tienen en su centro de trabajo. Y hay un cable que ha llegado de Venezuela con un número grande que dice 3000 por ciento de aumento de la conectividad de Internet y ¿qué va a pasar?
Ya el gobierno dijo que no va a haber Internet privada, que se va a dar un uso social del Internet. Está bien, está bien. Nosotros los que no tenemos facilidades sociales en Cuba seguiremos yendo a un hotel si nos permiten. Algunos seguirán yendo a embajadas, otros seguirán usando cuentas piratas de Internet, arriesgándose. Y la batalla se seguirá dando ¿no?.
Los que quieran verla como una batalla, los que quieran verlo como un ciberchancleteo. Pero la Internet sí va permeando esos sectores intelectuales más cercanos a la oficialidad y los va transformando, los va mezclando en las redes sociales como twitter, como facebook ¿no? Y ahí se van creando lo que tanto miedo les da, que es lo que dijo el ciberpolicía Eduardo Fontes: saltarse las barreras ideológicas.
Que de repente un grupo en facebook se base en la generación de los ochenta en la escuela vocacional Vladimir Ilich Lenin, cuando hay personas en Miami con un discurso súper radical y hay otros que están en Cuba trabajando de periodistas en la AIN. Pero no importa, porque el grupo de facebook se llama La Lenin en los ochenta ¿no?
Y se van creando unas dinámicas de redes sociales que después que ellos participan de eso ya estás como en un primer mundo imaginario en Cuba ¿no?. Y ese primer mundo imaginario pues tiene en mi opinión gran... gran... Crea ciudadanos, crea gérmenes de ciudadanos ¿no? para un futuro; para un futuro que yo sigo viendo... - (ese es mi gato) - para un futuro que yo sigo viendo poco a la mano todavía porque las políticas culturales que está enviando ahora mismo el Ministerio de Cultura, por ejemplo, y el de Informática y eso, no son nada halagüeñas, son bien discurso de guerra.
Ahí están los programas que transmitió la televisión cubana: Las Razones de Cuba, donde la blogosfera cubana quedó muy mal parada; fue completamente tratada como si fuera una quinta columna. Y no se reconoce el derecho al disenso, el derecho a la problematización, el derecho a tomarse en serio el país y a querer co-gobernarlo con el gobierno. Como que el gobierno no tiene la patente de corso para gobernarlo ¿no?, sino que las personas tienen al menos el derecho reactivo de participar en la opinión de lo que está pasando.
Son personas, en la mayoría de esos casos, que ni siquiera están organizadas, que no tiene ni siquiera una plataforma política, aunque hay partidos de oposición por supuesto. Y es como que se empieza a ser de nuevo aburrido ¿no? Un país donde no hay espectro político, donde no haya posibilidades de mover energías renovadoras ¿no?
Tal vez de ahí venía la idea original del Boring Home Utopics: la casa anquilosada, la casa bloqueada por el propio país, no por el gobierno de Estados Unidos. Y de repente, bueno, sin darme cuenta, ya para cerrarte la idea con Boring Home Utopics, es algo tan sencillo como eso: deja de ser aburrido y se convierte en una máquina que sin darse cuenta casi, comienza a lanzar puentes y comienza a significar una posible vía de entendimiento a nivel casi que doméstico, a nivel familiar, a nivel de amigos, a nivel de diseñadores que colaboran con la revista Voces.
O sea, redes ciudadanas que puedan servir para nuevas solidaridades para el futuro más allá del odio, más allá del fundamentalismo, más allá de la guerra; que son los discursos que podrían acabar ya de manera definitiva con la… Podrían darle una solución, vaya, de hecatombe, de apoteosis a la revolución cubana; que yo verdaderamente no lo preferiría, yo preferiría un anticlímax para la revolución cubana y por eso mi blog, mi otro blog se llama Lunes de Postrevolución.
Ya desde el lenguaje yo empiezo a considerar que estamos en un proceso de post-revolución, que a lo mejor termina en una evolución, o a lo mejor termina en una volución o al final termina en una voluta, de humo. Y ahí quedó, no hay que tener un final trágico, no hay que ajustar las cuentas porque ha pasado mucho tiempo y hay mucha gente joven con ganas de amar, con ganas de mirarse las caras, con raíces de esperanza los unos para los otros, y que no tiene nada que ver con el odio que tanta mella hizo a nuestro siglo XX nacional; que fue como que el siglo de los odios, verdaderamente.

No comments: