Monday, February 6, 2012

Óscar Espinosa Chepe

Transcript of interview with Óscar Espinosa Chepe. See video.

Bueno, yo pienso que ha habido una mejoría substancial con la administración Obama; veo más sentido común y más inteligencia en el trato con Cuba. Obama cumplió con sus compromisos electorales al permitir que los cubano norteamericanos viajaran a Cuba, enviaran sus ayudas... creo que eso ha sido muy positivo. También han mejorado los intercambios culturales entre cuba y Estados Unidos. No obstante considero que se puede avanzar mucho más en ese camino.

Ahora es muy significativa la discusión que se va hacer en el Congreso sobre el levantamiento de las prohibiciones y facilitar más la venta de alimentos a Cuba. Yo creo que eso..., si se levantan esas restricciones se daría un paso correcto. Nosotros fuimos testigos en Europa del Este de la importancia del encuentro de los pueblos, pero creo que en el caso del encuentro del pueblo norteamericano y el pueblo cubano esto todavía tendría un peso más significativo, mayor, en el sentido de que en Cuba no hay sentimiento anti norteamericano de por sí. Al contrario hay un imparto muy fuerte de la cultura norteamericana en nuestra cultura: nosotros jugamos béisbol, a nosotros nos gusta el jazz, nos gusta el basketboll, nos gusta el swing, nos gustan las películas norteamericanas, alabamos y vemos con mucha simpatía el sentido de avance, de pujanza de la sociedad norteamericana, el sentido ese de emprender del norteamericano, realmente juega mucho también con el sentimiento del cubano y creo que ayudaría mucho ese encuentro.

Por supuesto el cambio en Cuba es únicamente responsabilidad de los cubanos ¿no? Yo no digo que llegando los norteamericanos por el aeropuerto José Martí las cosas van a cambiar en Cuba, pero sí le van a quitar una coartada muy fuerte al gobierno que ha utilizado el aislamiento, los embargos para justificar la represión en Cuba, para justificar el desastre nacional que se debe al sistema que hay en Cuba. Y si eso se desmoronaría sería una ayuda muy grande a la democracia en Cuba. Por eso creo que hay que avanzar más, hay que proponer más intercambios religiosos, culturales, deportivos y de la gente en sentido común ¿no?, de los pueblos. Yo realmente valoro mucho lo que es la diplomacia popular.


Bueno yo pienso que la disidencia tiene que ser independiente, y creo que los fondos para la disidencia deben surgir del esfuerzo de los cubanos, aquí internos y externos. No creo que ningún gobierno debe financiar ningún tipo de disidencia, incluso eso ha servido al gobierno cubano para reprimirnos e incluso para meternos en la cárcel. Yo no soy amigo de eso, siempre lo he dicho con mucho respeto porque bueno, quizás esos esfuerzos que se han hecho han sido con la mejor voluntad, pero resulta que eso ha sido utilizado por el gobierno. Por supuesto ayudas para programas humanitarios, para presos eso sí, eso se puede incluso canalizar a través de organizaciones no gubernamentales. Pero ya para fines políticos muy concretos creo que eso en vez de ayudar perjudica.

Yo pienso que sí. Desgraciadamente algunas reuniones que se dieron en la Oficina de Intereses, en la residencia del embajador en aquel momento fueron utilizadas como coartadas por el régimen cubano para encarcelarnos. Da la casualidad que los que fuimos a esa reunión fuimos los que fuimos encarcelados, que fueron agentes de la Seguridad del Estado que promovieron esas reuniones para utilizarlas después como coartadas para encarcelarnos a nosotros.
Yo creo que es buena la solidaridad; creo que todos los países, incluido Estados Unidos deben abrir las puertas de la embajada para escucharnos, de una forma normal como se hace en el mundo entero, para hablar con nosotros. Pero bueno reuniones de la disidencia en embajadas extranjeras, cualquiera que esta sea, me parece que eso no procede. Encuentros sí, encuentros sí; yo creo que los políticos norteamericanos cuando vienen a Cuba deben escucharnos a nosotros como deben escuchar al gobierno también, como una cosa, una práctica normal en el mundo entero. Y bueno está en el interés de Estados Unidos como firmante de los pactos internacionales políticos, civiles, económicos, sociales y culturales bueno también ser solidarios con la democratización de la sociedad cubana pero nunca dándole coartadas al gobierno cubano. Yo creo que eso es totalmente contraproducente.

Bueno dos años, prácticamente dos años, aunque en estos momentos yo no estoy libre, yo estoy bajo una licencia extrapenal. Incluso mi carta de libertad lo dice muy claramente, el papel que me dio el gobierno, es que puedo ser regresado a prisión cuando ellos lo estimen conveniente. De hecho a los dos años de estar yo en la calle ellos recrudecieron las medidas contra mí. O sea yo no puedo salir de La Habana sin permiso, yo no puedo cambiarme de mi casa sin permiso, ellos me advirtieron que hay aquí en el barrio donde yo vivo un grupo de personas que me están fiscalizando, y aquí mismo donde estamos hablando, arriba de nuestras cabezas hay una oficina de la Seguridad del Estado. O sea, abiertamente, eso lo sabe todo el mundo, no estoy diciendo nada que sea... el apartamento 8 ¿no? Y entonces me parece que eso es absurdo porque yo siempre he sido..., yo nunca he trabajado en la clandestinidad en lo que se respecta a la disidencia. He sido claro, e incluso cuando ellos han venido aquí he hablado con toda honestidad de mis ideas. Yo no soy comunista pero no soy anticomunista, yo lucho por una Cuba para todos los cubanos incluidos los comunistas. Lo único que pido de ellos es que respeten y que nosotros los respetemos a ellos. Creo en una Cuba, como decía Martí, con todos y para el bien de todos. Yo creo que podemos vivir como hermanos por encima de diferencias ideológicas, incluso las diferencias pueden ser utilizadas como una herramienta positiva en el sentido de discutir civilizadamente los problemas y llegar a acuerdos de.., consensos ¿no? Y es lo que sucede en el mundo entero, o sea no es una utopía es lo que en el mundo entero hay: en muchos países hay partidos comunistas, hay partidos socialistas, hay partidos conservadores, liberales, democratacristianos y de otras tendencias, verdes... y discuten los problemas de forma civilizada. Y yo creo que en Cuba no tenemos por qué ser la excepción.

Bueno fueron diferentes. Estuve en Guantánamo, la Guantánamo-cubana, que es tan mala o posiblemente mucho peor que la Guantánamo-norteamericana; condiciones muy duras, con presos comunes. Estuve en Boniato, un boniatico en Santiago de Cuba, en el sector de más severidad. Ahí están los condenados a muerte y los presos comunes condenados a prisión de por vida. Estuve en el combinado del Este, estuve también por enfermedad en el lugar que tiene la Seguridad del Estado, en el Hospital Militar Finlay, que tiene una sala con mucho rigor porque ahí está todo... estamos separados completamente y aislados y prácticamente tapiadas las puertas. Ahí estuve un año con la luz encendida las 24 horas. Pero bueno, no albergo odio para nadie, quiero una Cuba con todos, que nos respetemos, donde todos... Creo que el odio no conduce a nada. Nosotros tenemos que seguir los ejemplos, por ejemplo de Mandela, que debe ser nuestra referencia máxima en estos momentos, quien sufrió mucho más que yo, varias veces mucho más que yo y que cualquiera de mis compañeros, sin embargo hoy es el hombre que unió a todos los surafricanos y ha tenido éxito. Y esa referencia creo que tenemos que seguirla siempre.
No, no, no, lo que estoy en estos momentos contento porque como usted sabe se han liberado los compañeros míos del grupo de los 75. Aspiramos que se sigan liberando los presos políticos pacíficos que quedan en la cárcel. Aspiramos a que se reconozcan, se ratifiquen por el gobierno cubano los pactos internacionales que están firmados por el gobierno cubano pero no ratificados por la Asamblea Nacional. Y aspiramos que ahora se inicie, porque se ha quitado un gran obstáculo, un proceso de reformas económicas, políticas y sociales. Creo que todos saldríamos ganando incluso el gobierno.
Y estoy muy contento porque desde el gobierno estoy escuchando muchas voces, voces muy respetables incluso, de reconocidos marxistas ¿no? que están planteando lo mismo que nosotros venimos planteando: la necesidad de reformas, de cambios. Y bienvenidos ellos, bienvenidos ellos a esta corriente que cada día coge más fuerza, de cubanos que queremos la reconciliación entre todos, y pasar la hoja; ya hemos sufrido... ya son muchos años.
Cuba lleva cerca de 60 años, porque la gente habla del 59 para acá pero eso no es así. Hay que hablar del 52, 1952 el 10 de marzo, el artero golpe de Batista que ensangrentó a nuestro país por 7 años, y que yo también enfrenté desde el movimiento estudiantil, hecho un niño casi. Y es el momento de salir de toda esa... del totalitarismo que nos ha oprimido durante tanto tiempo.

Yo soy optimista, yo creo que vamos a salir adelante, creo que hay condiciones en estos momentos, y que de forma gradual pero sin retrasos grandes reconstruir el país, avanzar sin grandes saltos tampoco, sin apresuramientos desmedidos hacia el aterrizaje suave hacia la democracia en Cuba. Yo creo que es posible, creo que en el... te repito en el propio partido comunista hay muchas personas que están pensando más o menos, con matices, con diferencias como es lógico respecto a lo que yo quiero, pero también están pensando en eso. La iglesia católica está jugando un papel muy importante, los creyentes católicos también, el pueblo completo, la disidencia. O sea, se están creando toda una serie de fuentes de donde parte el pensamiento positivo, y creo que esto va a triunfar. Por supuesto hay elementos recalcitrantes del gobierno que no quieren cambios, que son los que yo llamo talibanes. Y no solamente en el gobierno, fuera del gobierno, incluso en el exterior hay grupos recalcitrantes que hoy son minoría en el exterior como lo han comprobado los últimos estudios de opinión. Porque al mismo tiempo que hay una maduración del pensamiento dentro de Cuba, creo que también hay una maduración del pensamiento fuera de Cuba en la comunidad cubana, los jóvenes sobre todo cubanos, cubano-norteamericanos y de otros... que están en otros lugares, se expresan también y de forma muy positiva, muy madura, y eso me hace pensar que se están creando todas las condiciones para que Cuba de un salto cualitativo muy grande.

1 comment:

Cuba Journal said...

Creo que Espinosa Chepe comete un gran error cuando habla de la supuesta "represion" dentro de Cuba. Eso es una invencion de los imperialistas Norteamericanos.

En Cuba no ha sucedido una sola ejecusion extra-judicial desde el Primero de Enero del 1959, algo que ocurria a diario cuando el "democrata" General Fulgencio Batista estaba en el palacio presidencial y era ayudado y apoyado por el imperialismo Norteamericano.