Tuesday, March 20, 2012

Elizardo Sánchez

Transcript of interview with Elizardo Sánchez, a veteran human rights activist in Havana. See video.

Bueno, eh, en condiciones bien difíciles esta supervivencia, pero tratándose de disidentes, es decir básicamente defensores de derechos humanos y opositores políticos, lo más importante para todos es el tema de la libertad; o sea la necesidad de disfrutar de libertades como en cualquier país civilizado, o sea como en Costa Rica o en Chile o en Suecia. Es decir pensamos que los cubanos en primer lugar tenemos derecho a todos los derechos.

Ahora ¿cómo logramos sobrevivir los disidentes? Yo llevo 43 años en la resistencia frente al régimen totalitario y es el ejemplo que tengo más cercano, por eso te pido disculpa de mencionarlo, y en lo años que he estado en prisión o sin empleo he logrado vivir gracias a la ayuda de nuestra familia en el extranjero, básicamente en Estados Unidos.

La mayoría de los disidentes reciben de alguna forma ayuda de familiares o amigos en el extranjero porque existe una gran emigración de cubanos después que se instaló este gobierno. También hay últimamente organizaciones no gubernamentales que ayudan a ciertas agrupaciones al interior del país de manera modesta. O sea de forma tal que es posible hacer un trabajo o ayudar a otros…

Por ejemplo nosotros hemos recibido miles de euros procedentes de ONGs europeas para comprar medicinas. Cuando compramos esas medicinas siempre recibimos una factura comercial en las farmacias (aquí te la estoy mostrando), en las farmacias que tiene el gobierno, que venden por cierto las medicinas muy caras y a las cuales no tiene acceso la población. Dice: Cubanacán Turismo y Salud, Corporación de Turismo y Comercio Internacional, Hospitales y Clínicas Internacionales.



En realidad son instalaciones que tienen farmacias que venden solamente en divisa extranjera, porque las farmacias que venden para el cubano de a pie, para el pueblo pues se caracterizan por tener muy pocas medicinas, o sea es muy difícil encontrar antibióticos, vitaminas o a veces algo simplemente para la gripe. Y hay otras formas de ayuda que no existían antes que… porque hay mucha gente queriendo ayudar.

A veces vienen representantes de una ONG de Europa o incluso menos de Estados Unidos porque hay menos viajeros, pero desde Europa traen laptops, cámaras fotográficas… Bueno, cosas que hacen falta para trabajar; de hecho este teléfono que está en mi mesa es un teléfono General Electric ya antiguo pero es el que uso, y lo trajo alguien que vino de Estados Unidos. Y además tenemos la ayuda de nuestras familias.

En lo que respecta tal vez, lo que quieres referirte a ayudas del Gobierno de Estados Unidos la ley Helms Burton prohibe la ayuda monetaria de Estados Unidos a ONGs cubanas o de otro tipo (o sea u otras organizaciones que no sean no gubernamentales), pero sí han autorizado la ayuda material que a veces es más grande, otras veces es más pequeña, que consiste justamente en medicinas, alimentos, a veces algún material para trabajar de oficina, pero muy modesto y en cantidades muy pequeñas porque esta ayuda a los movimientos democráticos en Cuba desde Estados Unidos han estado bajo una mirada… la mirada de águila de los legisladores norteamericanos que consideran que la ayuda no llega bien o que es mal manejada.

Por lo que cuenta a la comisión nuestra de derechos humanos nunca hemos recibido un solo dólar de esos fondos. Por dos razones: primero porque no llega y segundo porque como somos una organización de derechos humanos perderíamos credibilidad si recibimos fondos federales.

A veces hemos recibido ayudas, incluso financieras, de ONGs existentes en Estados Unidos que a su vez reciben ayuda del gobierno pero nosotros no tenemos una GAO para averiguar dónde consiguen los fondos quienes nos ayudan.

Pero son cantidades muy modestas; por ejemplo en los últimos meses hemos vuelto a recibir, sobre todo en el último año, ayuda de esta organización que se llama: Grupo de Apoyo a la Democracia (GAT), radicado en Miami, y nos han enviado, calculo yo, entre 50 y 100 módulos con medicinas y alimentos para prisioneros de conciencia y otros presos políticos, pero ellos durante bastante tiempo no pudieron enviar nada por falta de fondos.

También puedo… (pero bueno ya esto corresponde al sector no gubernamental, no tiene que ver nada con los 100 millones) hay otras organizaciones como Plantados Hasta la Libertad de Cuba que ayudan a más de 100 familias de presos políticos, o la Fundación Nacional Cubano Americana que ayuda en forma modesta.

A nosotros la Fundación Nacional Cubano Americana nos envía dinero para comprar pues tarjetas telefónicas para poder usar el celular… algo importante para nosotros pero que no tiene que ver con esos 100 millones que tú me dices.

Bueno, nosotros aquí en la comisión sabemos que ciertas ONGs reciben fondos federales pero pensamos que lo más importante es mirar cuál es el destino final que se da a la ayuda.

Por ejemplo nosotros, como organización de derechos humanos, nos dedicamos a defender los derechos fundamentales: a la promoción de los derechos civiles, de los derechos políticos, económicos, culturales, a defender a las personas en dificultades, a personas que son víctimas de la represión… Es decir, no usamos esa ayuda, venga de donde venga, aunque venga indirectamente del gobierno de Washington digamos para derribar el gobierno aquí o decir que el gobierno sea derribado, ese no es nuestro papel; no tenemos prejuicios. Sí puedo decirte que la comisión nuestra tal vez ha sido una de las menos favorecidas por la ayuda desde el exilio.

¿Sí? ¿Por qué?

Porque no somos simpáticos para ciertos sectores allí, es la verdad. Y si tú preguntas a ellos te van a decir que nos somos simpáticos. Porque hemos estado durante más de 20 años contra el embargo de Washington contra Cuba, hemos estado a favor de la normalización de relaciones bilaterales, tratamos de decir la verdad en nuestro trabajo y tenemos muchas críticas.

Por ejemplo de mí mismo han dicho durante muchos años que soy un agente de la policía secreta de los hermanos Castro, lo cuál es obviamente una infamia…

Y entonces como hay ciertas agrupaciones en Miami que ayudan hacia dentro de Cuba nos excluyen a nosotros de esa ayuda porque… por un asunto de clientelismo político ¿no?, pero no tenemos quejas de la mayoría de ellas. Y además la comisión nuestra es tan pequeñita que necesitamos pocos recursos para trabajar. Aquí en La Habana somos 4 personas y, bueno, utilizamos parte de mi casa como oficina, no tenemos automóvil por lo tanto no gastamos en gasolina, el gobierno prohíbe el acceso a Internet; no gastamos en Internet.

Es decir que un grupo de derechos… un grupo como el nuestro pues eh, con recursos modestos puede hacer una labor.
Ha habido años de prisión, muchos años de persecución... Yo llevo 43 años en nuestra propia “résistance”, como dicen en Francia.

Es más que la mayoría.

No, no, soy el más viejo, el más veterano. Y de esos 43 años pues hubo un número de años en prisión: 8 años y medio, nada más. Tengo que decir “nada más” porque tengo amigos que han estado 30 años, 28 años, 25 años, 20 años… Están en Miami muchos de ellos, y estuvieron mucho tiempo en la cárcel.

¿Por qué sigues?

Sigo porque en primer lugar ahora en estos años es posible permanecer en Cuba, porque el gobierno no, no… Bueno nos encarcela pero no nos asesina a la orilla de una carretera como ocurría bajo las dictaduras militares en Centro y Suramérica.

Bueno, si nos detienen tampoco nos sacan las uñas o los ojos para que hablemos en los interrogatorios; cometen otros abusos pero no esos tan graves. Luego ahora es posible permanecer en Cuba.

El gobierno de Cuba se estima que ha fusilado a miles de cubanos. Hay quien dice que entre 3000 y 5000, otros dicen que entre 5000 y 7000, o sea muchos fusilados, pero ya últimamente ha dejado de fusilar a opositores, hace años que no lo hace. Incluso los últimos fusilados fue en el año 2003 y fueron tres personas, en nuestra opinión inocentes, que trataban de irse por mar llevando una embarcación de pasajeros.

Por lo tanto ahora no hay el peligro que había en la década del 60 y el 70, y aún del 80 en que se fusilaba masivamente a los opositores. Esto por una parte, y por la otra que muchos ahora pensamos, no solamente yo, que la solución no está en marcharnos de Cuba sino en seguir resistiendo aquí porque este es nuestro país. Y si alguien debe marcharse deben ser los gobernantes, que son los culpables de la situación que tiene Cuba. No hacemos nada con aumentar el número de personas caminando por la calle 8 de Miami, no.

Hay mucha gente allí. Aunque tenemos gran estimación por nuestros compatriotas allá que nos ayudan de mil maneras, nos apoyan y están mirando qué ocurre, a veces hay discusiones pero son nuestros compatriotas y nosotros trabajamos para que ellos puedan regresar libremente a Cuba que es nuestro hogar nacional, que es lo más importante.

No pueden hacer mucho ellos porque el gobierno de Cuba no lo permite. Hay una historia conocida de cómo Jimmy Carter o Bill Clinton u otros han tratado de avanzar con el gobierno de Cuba hacia una normalización y ha sido el comandante Fidel Castro quien ha cortado la comunicación o ha saboteado los esfuerzos; porque durante décadas le ha venido bien esto.

Porque durante décadas a este gobierno le ha venido bien decir que hay un enemigo externo que es el culpable de todo. Por lo tanto Washington no puede hacer mucho, por lo menos no puede hacer todo lo que quisiera hacer porque sería razonable debido al sabotaje del gobierno de Cuba, al sabotaje político.

Pero de pronto ahora mismo hay una dinámica recientemente, de conversaciones con la iglesia católica cubana, con el gobierno de España, tal vez con la Unión Europea en su momento, y pensamos que el gobierno de Washington debiera hacer todo lo posible para desdibujar, borrar un poco esa imagen del enemigo externo, por lo menos en el plano de la retórica, y hacer todo cuanto puedan que ya sé que no es mucho, pensando en que las relaciones entre los gobiernos de Washington y La Habana algún día serán normales. Y todo cuanto pueda anunciar esa normalización que tendrá lugar en el futuro pues hacerlo o facilitarlo desde ahora mismo.

Y estoy hablando de relaciones normales de Estado a Estado, como fueron las relaciones entre Estados Unidos y China comunista bajo Mao; esto fue en el gobierno de Nixon.

Era un régimen totalitario, brutal, y así y todo pudieron tener relaciones de Estado a Estado. No relaciones estrechas, relaciones políticas o económicas, amistosas, pero bueno, relaciones normales. Lo cual en el caso de los gobiernos de Estados Unidos y Cuba resulta muy urgente porque no podemos mudarnos, estamos condenados a ser vecinos; o sea apenas a 90 millas de distancia uno del otro.

No, nosotros compartimos esa falta de interés porque pensamos que la libertad de un pueblo no se conquista con dinero, y mucho menos con dinero ajeno desde el extranjero. Si el propio pueblo no conquista la libertad por sí mismo pues esa libertad va a valer muy poco, o va a ser efímera, o precaria; numero uno.

Número dos, bueno, realmente he oído decir que el gobierno de Washington destina mucho dinero para ayudar a la promoción de la democracia en Cuba, lo cual tiene cierta legitimidad, o sea ayudar a otros.

Alguna vez Estados Unidos recibió ayuda de demócratas franceses o cubanos para la independencia allí, pero realmente para mí es un gran misterio saber el destino de esa asistencia porque si algo llega a Cuba te aseguro que es muy poco, son migajas; la mayor parte se queda en los Estados Unidos y eso se ha visto en la prensa. Por lo tanto es mejor que no sigan hablando de cifras tan altas de ayuda que no llegan al país, no llegan a la isla y se gastan fuera de Cuba.

Los contribuyentes a lo mejor si supieran…

Pero parece que ese tema no se discute. Claro, con las excepciones del caso porque hay proyectos sobre los cuales hay pruebas sobradas de que ayudan de manera eficiente y eficaz y están solucionando muchos problemas.

Por ejemplo Plantados, el grupo de expresos políticos ahora mismo está ayudando a más de cien presos políticos aquí y sus familiares y lo hacen de una manera consistente. También el grupo de Apoyo a la Democracia y otras organizaciones, la Fundación Nacional Cubano-americana, creo que con sus propios fondos. Hay otros grupos…

Creo que también el Directorio Democrático Cubano ayuda, a veces siguiendo sus puntos de vista, pero ayudan ¿no? Pero pareciera que el grueso de los fondos, federales por lo menos, se siguen gastando o se han gastado fuera de Cuba debido a los altos costos operacionales en Estados Unidos y en otros países.

Tener una oficina en Miami puedes imaginar lo que cuesta. Aquí la Comisión Cubana de Derechos Humanos que cubre toda la isla y que ayudamos a cientos, miles de personas, pues el gasto que tenemos es mínimo.

No necesitamos como te dije… no tenemos automóviles, no tenemos una cantidad de personal ni instalaciones complejas. Sin embargo si nuestra Comisión funcionara en Miami necesitaría pues un edificio y otros gastos, personal, gastos para poder viajar al extranjero o dentro de Estados Unidos. Como a nosotros no nos permiten viajar al extranjero el gasto en boletos de avión es cero.

Esto es muy importante porque en primer lugar todos los 52 presos que el gobierno ha anunciado que va a excarcelar son inocentes. Luego es un acto tardío y muy limitado pero positivo de justicia la excarcelación de ellos.

Luego esperamos que el gobierno continúe excarcelando hasta llegar a la cifra de otros 104, alrededor de 100 presos políticos más que quedan tras las rejas y que son presos por motivaciones políticas. No importa que alguno haya empleado un poco de fuerza o violencia, el caso es que han sido condenados por tribunales de la Seguridad del Estado en Cuba bajo condicionamientos políticos. Mira la lista que nosotros tenemos aquí de nombres.

Esta lista sale primero bajo este…siempre con nuestro informe semestral, luego la lista propiamente sigue al informe, la lista parcial le llamamos porque a veces hay presos de los que no tenemos noticias.

Ahora con fecha 5 de julio estamos diciendo que habíamos documentado 167 casos. Entonces luego viene la lista propiamente que consta del nombre, la fecha en que lo encarcelaron, la acusación y las condenas. Esto lo distribuimos internacionalmente y ahora mismo descontando los presos que van a ser liberados, excarcelados perdón, y los que están en sus casas con licencia extrapenal (es decir condenados pero en sus casa bajo condenas) y otros que han sido liberados últimamente, estamos hablando de alrededor de un centenar de otros presos políticos que esperamos también sean excarcelados por el gobierno.

Si es que el gobierno de Cuba quiere poner fin al fenómeno inquietante del presidio político que ha mantenido durante más de 50 años.

Bueno es que somos una Comisión que el trabajo nuestro fundamentalmente es derechos civiles y políticos, o sea civil and political rights como dicen ustedes. Por lo tanto el tema de los prisioneros de conciencia fue una prioridad para nosotros siempre. Y el tema de todos los presos políticos también porque están sin libertad física.

Pero tenemos mucho trabajo porque el gobierno de Cuba viola de una manera minuciosa todos los derechos civiles, políticos, económicos y también ciertos derechos culturales. O sea esos derechos que son naturales para ti en tu país o para alguien en Costa Rica o en Chile o en Finlandia bueno aquí son violados para toda la población. Y esa es la razón de ser de nuestra comisión: la promoción y defensa de los derechos humanos. Por lo tanto lamentablemente vamos a seguir teniendo trabajo.

Exacto, ese es el gran temor de nosotros porque otras veces el gobierno ha excarcelado prisioneros políticos. En 1978 excarceló a 3600 de un plumazo cuando el diálogo entre representantes del exilio y de la comunidad cubana en el exterior con el gobierno de Cuba. El comandante Fidel Castro excarceló 3600.

Quedaron muchos en prisión y volvió a encarcelar nuevos prisioneros como a mí mismo que fui encarcelado en la década del 80. Y este riesgo permanece porque mientras el gobierno de Cuba continúe criminalizando el ejercicio de todos los derechos civiles, políticos, económicos y también culturales el riesgo de que haya nuevos prisioneros políticos va a seguir.
Entonces la posición nuestra es: reclamar con el apoyo internacional y exigir con ese apoyo internacional al gobierno de Cuba que no continúe criminalizando las libertades fundamentales: o sea los derechos a opinar, a reunirse o a manifestarse pacíficamente o a organizar partidos, sindicatos o pequeños negocios o viajar por el país o salir al extranjero con derecho a volver sin ser perseguido por ello.

Bueno, ya estamos en la etapa del tardo castrismo, o sea el castrismo en una fase bien avanzada. Ello sobre todo después de la muerte horrible del mártir Orlando Zapata Tamayo, que fue un homicidio de Estado, sin duda, fue una muerte completamente evitable, luego de la huelga de Guillermo Fariñas de más de 130 días, lo actos brutales de repudio contra las Damas de Blanco en las calles, realmente el rostro o la imagen del régimen resultó muy dañada, se convirtió en un rostro impresentable a los ojos… un rostro monstruoso ante la vista, la mirada de la comunidad internacional, pues los gobernantes llegaron a la conclusión de que debían mejorar su propia imagen con ciertos gestos de corto alcance sobre todo político y también con fines a veces puramente mediáticos.

Creo que ahora mismo los dos hermanos Castro no piensan ir más allá de estos gestos: excarcelar prisioneros, hacer promesas, tal vez cambios de poco calado, pero el castrismo piensa gobernar otros 50 años más. Es ahora mismo su voluntad política.

Te respondo en la misma dirección que te decía antes de que ellos deben (en Washington) pensar de que algún día serán normales las relaciones.

Y todo paso que contribuya a esa normalización de relaciones de Estado a Estado, sin que signifique un reconocimiento político y mucho menos un apoyo financiero porque dar apoyo financiero al gobierno de Cuba es apoyar la represión, pues esos pasos deben darse. Ahora mismo con el tema de la libertad para viajar a Cuba, que no será fácil lograrlo, aunque nosotros lo estamos apoyando por razones filosóficas, profundas, pensamos: Bueno, es cierto que si vienen turistas americanos el gobierno aquí va a tomar parte de ese dinero para reforzar el régimen totalitario y para reprimir al pueblo, pero sin el turismo norteamericano ahora mismo ellos están financiando sus maquinarias de represión y de propaganda.

Es decir, que siempre el gobierno tendrá recursos para reprimir, al tiempo que reconociendo ese derecho de libertad de viaje a sus ciudadanos creo que se está enviando un mensaje positivo hacia la población norteamericana y también hacia la población de Cuba. Y alguna vez dijimos: bueno, mientras más ciudadanos norteamericanos y de otros países democráticos caminen por las calles de Cuba creo que será mejor para los cubanos, en primer lugar.

Habrá que ver, que tratar de impedir que el gobierno norteamericano no encierre a los turistas u otros viajeros, académicos u otras personas, estudiantes que vienen de Estados Unidos, que no sean encerrados en guetos turísticos porque sería entonces algo absurdo. Pero pensamos que el viajero norteamericano turista, estudiante, académico, periodista o personas sencillas no son fáciles de encerrar en guetos como Varadero o lugares así.

Y esto lo vemos como parte de una dinámica hacia la normalización. En Washington pues, continuar como hasta ahora sin demasiada retórica anticastrista, ser muy pacientes con este régimen, saber que el gobierno de Cuba no desea la normalización, en el… no la desea no, no, no, no… no, no, no, no.

Y tratar de encontrar áreas de cooperación entre vecinos como es el tema de la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico, la protección del medio ambiente, la protección ecológica y otras formas…

Pero no hace mucho tiempo se aprobaron unas becas para cubanos, jóvenes cubanos que podían ir a Estados Unidos; fueron aprobadas por la parte norteamericana. El gobierno de Cuba negó los permisos para que esos jóvenes pudieran ir a universidades. Es decir que no es fácil lidiar con un gobierno como el de Cuba eh, pero hay que ser paciente y seguir insistiendo.

Before and after:
Antes de llegar los Castro al poder.

Son las prisiones.

14, casi todas muy pequeñas. Ahora: 200… Y eso dice todo. El mapa lo hicimos en el 2004 pero es que el número de prisiones sigue siendo el mismo. Solamente hay que cambiar el año.

No comments: