Wednesday, August 22, 2012

Oswaldo Payá


Transcript of July 14, 2010, interview with Oswaldo Payá, who died one month ago today after the car he was riding in eastern Cuba crashed into a tree. See video of interview.

Ese asunto del camino del dinero tiene que preguntárselo a los que lo reciben y a los que lo dan, ¿bien?, porque la ruta que nosotros estamos planteando no es ninguna ruta de dinero. La ruta que estamos planteando es que los ciudadanos cubanos formemos comités ciudadanos. Le decimos al cubano: quita tu máscara, no simules, no tengas miedo, vamos a reclamar los derechos, vamos a reclamar elecciones libres, vamos a hacer una asamblea constituyente, vamos a conservar lo bueno y vamos a hacer nuestro programa como nación para esta nueva etapa donde queremos paz en la tierra y paz con la tierra, porque es importante salvar la creación, salvar este mundo que está intoxicado, salvar este que es nuestro hogar que parece que está en peligro de deterioro, de extinción. Por lo tanto tiene que haber un esfuerzo, digamos, globalizado; un esfuerzo solidario en todo el mundo para poner la buena voluntad, la inteligencia, el trabajo; para poderle legar a nuestros hijos no un mundo en extinción, sino un mundo que vaya renaciendo sano. Por lo tanto, estamos hablando de nuestros problemas, pero somos parte de la humanidad y todo está unido. Por eso decimos: Paz en la tierra y paz con la tierra.

Yo pienso que la política y la cercanía de Estado Unidos a Cuba es parte de la realidad cubana como es Latinoamérica, como es España y Europa. Ahora; hace muchos años hablamos, bajo muchas críticas, de la desamericanización de la solución del problema cubano; donde decíamos: “La solución del problema cubano está en los cubanos, y por eso hicimos el Proyecto Varela, que es la vía por la que los cubanos reclaman sus derechos, nosotros protagonistas de nuestra historia.” ¿Qué hemos dicho de Estados Unidos? “Ustedes son un pueblo amigo, son una nación hermana, son una nación cercana, nuestras historias están mezcladas en muchos puntos...”

Hay historia de Estados Unidos que es historia de Cuba y hay historia de Cuba que es historia de Estados Unidos. Con luces y sombras, pero nosotros creemos que esta etapa para toda la humanidad y para nuestras relaciones debe ser un etapa de luz. Y yo creo que esa es la voluntad del pueblo cubano y la voluntad del pueblo norteamericano. Ahora, decimos esto bien claro: no es a los Estados Unidos a quien corresponde hacer los cambios en Cuba, tampoco a los empresarios norteamericanos a los que les corresponde hacer los cambios en Cuba diciendo que haciendo negocios aquí van a traer los cambios, ni a los turistas norteamericanos (y esto lo digo por los que dicen que los turistas de Estados Unidos van a traer los cambios a Cuba; no los han traído los canadienses ni los españoles).

Además, es una ofensa al pueblo de Cuba; los cambios no los van a hacer los turistas tomando Daiquirí y mojitos y paseándose por nuestras playas y hospedándose en hoteles donde no se hospedan los cubanos. Que quede bien claro: no apoyamos el embargo. Y ojalá esto no sea lo único que digan y que se edite. Deseamos que los norteamericanos puedan viajar a todos los países del mundo. No queremos sanciones ni tampoco aislamiento para Cuba pero no confundan esto con el hecho de que los cubanos no tenemos hasta ahora el derecho reconocido de viajar libremente, de tener negocios en nuestro propio país, de expresarnos libremente.

Entonces vamos a decir las cosas como son: nosotros reclamamos ante todo, el derecho de los cubanos que viven dentro y fuera de Cuba, como un solo pueblo y como parte inseparable de este pueblo, a entrar y salir libremente a su país sin permiso, sin que le cobren por estar fuera o por entrar a su país, sin que los estafen y los extorsionen, sin miedo, sin límites, sin que les confisquen sus casas, sus equipos eléctricos, sus autos, su dinero, despojándoles de todas sus propiedades solo porque quieren vivir fuera de Cuba.

Nosotros reclamamos en primer lugar los derechos para los cubanos. Y entonces decimos: “Que no nos digan más que los extranjeros tienen derecho a tener negocios en Cuba, a quien quiera que también los norteamericanos tengan derecho a tener negocios en Cuba.” Muy bien. Y nosotros decimos: ¿Y quién defiende el derecho de los cubanos a tener negocios en Cuba, a entrar y salir libremente, a expresarse libremente, a escoger su gobierno democráticamente? Nosotros. Y eso lo quieren muchos cubanos. Y eso es lo que estamos pidiendo en el Proyecto Varela y en el Foro Todos Cubanos.

Foro Todos Cubanos porque la solución solo puede ser entre todos los cubanos sin exclusiones, no entre elites ni entre negociaciones entre Cuba y España o Cuba y Estados Unidos o con la Iglesia, España, Estados Unidos, no, no. Nosotros estamos por el diálogo, pero por el diálogo con todos los cubanos, y para eso es necesario los derechos. Primero la libertad de expresión, la libertad de asociación. Y alguien dirá: “¿Y por qué?” Y nosotros decimos: “¿Y por qué no los derechos?” Nosotros somos seres humanos y tenemos derecho a los derechos. Y Foro Todos Cubanos es una hoja de ruta que comienza por decir: “No vamos a esperar a que el gobierno nos conceda los derechos. Vamos a organizarnos en comités ciudadanos para reclamar los derechos del Proyecto Varela, los derechos a entrar y salir libremente al país, elecciones libres” porque en Cuba hay un diputado por cada candidato a diputado, o dicho de otra manera, solo hay un candidato a diputado por cada puesto de diputado y el gobierno decide quién es ese candidato. Y nosotros decimos: “¿Por qué no elecciones libres? Mi candidato es el cambio y quiero votar por él y quiero que los cubanos puedan elegir hombres y mujeres de cambio” porque cambio significa libertad, reconciliación, una nueva vida, conservando lo positivo: la salud, la educación gratuita, todo lo bueno que ha hecho el pueblo, pero dejen que el pueblo decida, y hasta ahora el pueblo no tiene voz.

Y nosotros no queremos decir: “Vamos a ser voz de los que no tienen voz”. Ni un medio de difusión ni un blog ni un periódico ni un partido puede ser voz del pueblo. Nosotros decimos: “Que cada cubano tenga su propia voz y que el pueblo tenga voz en elecciones libres y mediante un parlamento que pueda quitar y poner, con un sistema pluralista” ¿Porque quién mejor que el pueblo en democracia para hacer la justicia? ¿Tiene que ser un partido único? ¿Qué ha creado un partido único, un gobernante único, unas familias únicas? y ahora son capitalistas únicos. Por lo tanto creo que sí hay una nueva esperanza, que el pueblo de Cuba va despertando.

Y me preguntó por Estados Unidos. De Estados Unidos pedimos respeto al pueblo de Cuba, solidaridad con el pueblo de Cuba en lo que el pueblo de Cuba quiere: reconciliación, paz, libertad y respeto a los derechos. Eso tenemos que lograrlo los cubanos. Y los norteamericanos, todos los pueblo de Latinoamérica también, que apoyen, que apoyen ese deseo que pronto será demanda generalizada del pueblo cubano.

Mire, muchos hablan... Cada vez que se habla de los derechos de los cubanos, de la libertad de los cubanos, del derecho a los derechos de los cubanos, de los cambios que quieren los cubanos, se habla del dinero de Estados Unidos para la sociedad civil. En primer lugar, el dinero de los Estados Unidos no va a decidir el cambio en Cuba. En segundo lugar, hay mucho dinero que sale de muchas partes de mundo que se usa para poner bombas, para apoyar a los narcotraficantes terroristas, para apoyar la subversión armada y la agresión a personas indefensas. Entonces todo el mundo se rasga las vestiduras cuando se habla de los disidentes cubanos y alguna ayuda externa para que los disidentes puedan viajar, comer su familia, ponerse zapatos sus hijos, tener una computadora.

Hasta ahora ningún disidente ha puesto una bomba ni la tiene preparada ni ha volado un puente ni ha preparado un atentado. Por lo tanto hay que situar el asunto de que, por una parte, se da demasiada importancia y demasiada publicidad a una ayuda de Estados Unidos que muchos disidentes no conocen o no recibimos ni hemos pedido tampoco. Pero en última instancia la ayuda solidaria, material, que no va encaminada ni a la violencia ni a imponer condiciones ha sido histórica en muchos pueblos y muchos procesos del mundo. ¿Por qué? Porque el gobierno nos niega el derecho a la Internet, confisca o escucha nuestros teléfonos, nos persigue cuando viajamos...

Hace unos días venía de Cienfuegos y la Seguridad del Estado ordenó que llamaran al chofer para que me bajaran en medio de la carretera. El chofer no quiso bajarme, pero la seguridad del Estado restringe, persigue, expulsa a muchos disidentes del trabajo, a sus familiares también. Y entonces muchos se escandalizan porque algunos en Estados Unidos y en el mundo quieren enviar ayuda a la disidencia. Eso no va a decidir los cambios pero tampoco va a ser ni debe ser pretexto para reconocer la esencia del problema. Y la esencia del problema es que el gobierno cubano no reconoce los derechos de los ciudadanos cubanos en Cuba. Y eso se llama tiranía, eso es opresión y eso hace que muchos cubanos sufran, la mayoría sean pobres, no tengan una visión de su porvenir en Cuba y por eso quieran salir del país. Por lo tanto el problema está en Cuba, y la solución está en Cuba y entre cubanos.

Ahora, los derechos humanos son universales y nadie puede negar la solidaridad y la obligación de solidaridad humana de todos los hombres de buena voluntad para con el pueblo de Cuba. Porque nosotros también somos seres humanos; no sé si se han enterado.

Mi primera reacción ante el anuncio de permitir que los presos salgan de la cárcel para viajar al extranjero (y hasta ahora solo los están llevando directamente de la cárcel hasta el aeropuerto). Y hay que preguntarse ¿Si es una liberación por qué es así? ¿Por qué los llevan directo al aeropuerto? ¿Por qué no pueden ir al cementerio a despedirse de sus seres queridos muertos, a su barrio, a su casa?

¿Es una deportación? Nos alegramos que salgan de esos lugares horribles donde han sido humillados, ultrajados. Donde uno de ellos, como Orlando Zapata Tamayo, murió después de una huelga de hambre prolongada. Y mis primeras palabras son de agradecimiento a Orlando Zapata Tamayo porque él dio su vida en el ostracismo, en la indefensión, bajo la tortura, defendiendo la dignidad propia y la de todos los cubanos.

Hay una dualidad de sentimientos. Nosotros: mi esposa y yo, mis hijos, recibimos aquí en esta casa muchas llamadas de los prisioneros, de sus familiares, las visitas. Ellos son seres queridos, son hermanos nuestros. No son conceptos, son nuestros amigos y compañeros de lucha. Y hay que recordar que han estado en prisión por defender los derechos de los cubanos, que han estado en prisión porque un día entregamos en la Asamblea Nacional del Poder Popular el Proyecto Varela, en ese gesto liberador de miles de cubanos diciendo: “Mira mi nombre, mi dirección, mi número de identidad, pero quiero los derechos ciudadanos”. Ahí comenzó el asunto. Después Fidel Castro impuso un cambio en la Constitución, y como veía que el proyecto Varela daba la esperanza, la respuesta a lo que el pueblo quería, decidió encarcelar a todos estos hombres y mantenerlos en prisión. De los que salen, cerca de 40 han trabajado en el Proyecto Varela, 16 son líderes del Movimiento Cristiano Liberación. Es decir, hay que recordar que esto comenzó con un asalto del gobierno a la oposición cuando sus mecanismos de penetración, de sabotaje, de espionaje, de falsificación no sirvieron de nada. ¿Por qué? Porque apelamos al pueblo, apelamos a los ciudadanos y dijimos: “Ahora tú vas a ser protagonista de tu historia, tú vas a pedir tus derechos”.

Hay que recordar esto porque se habla de los presos, de sus familiares, vemos a las Damas de Blanco heroicas, valientes, persistentes, pero no se puede desconectar al preso de la causa por la que está preso. Están presos por defender los derechos, que es defender la paz, y lo han hecho pacíficamente. Y ahora el gobierno cubano, no vamos a decir: los libera, sino que les cambia el castigo. Hasta ahora ha sido así. Es posible que liberen alguno para quedarse en Cuba; eso está por ver. En todo caso continúa la represión, continúa la discriminación del cubano en su propio país, y continuará nuestra lucha por los derechos de los cubanos.

A estos que salen hacia el extranjero, casi todos nos han llamado; les damos las gracias por su sacrificio. Ellos son héroes que llevan la antorcha de la esperanza y la dignidad ahora al destierro, pero que no se separan de nosotros. Seguiremos juntos, seguiremos luchando y seguiremos levantando esa antorcha de la esperanza, porque también el gobierno sigue dando el mensaje de: No hay nada que hacer. ¿Se impone la fuerza? No, no se impone la fuerza, porque ellos han vencido a la fuerza del odio y la represión con amor porque nunca se sometieron. Por eso salen desterrados, tristes de no poder estar en su patria luchando, pero con una enorme dignidad. Y nosotros, lo repito, le agradecemos a esos prisioneros, a los que se quedan, y les decimos: la lucha continúa. Juntos, hermanos.

Yo creo que es un acto de justicia si se liberara. Yo creo que el gobierno cubano sabe que lo único que está defendiendo es el poder de las familias que están en el poder, las riquezas de las familias de los que están en el poder, la sucesión de ese poder como una oligarquía; y esto lo decimos sin odio de clase y sin odio de ninguna clase. Pero actúan sin informar al pueblo debidamente, actúan sin contar con el pueblo... Es decir los cubanos viven la pobreza, la opresión, la falta de derechos, pero también la incertidumbre; es como si el pueblo no contara. Sin embargo, el gobierno sabe que no tiene porvenir este régimen totalitario. Pero yo no puedo decir que se acercan cambios a partir de la postura del gobierno porque el gobierno mantiene la represión, el lenguaje ideológico cerrado e intolerante y no anuncia esos cambios. Pero nosotros sí los anunciamos; nosotros sí los anunciamos porque creemos que el pueblo de Cuba quiere una nueva vida. La juventud tiene derecho a vivir su momento y su vida y su tiempo, pero como hombres y mujeres libres.

Así que, pienso que este régimen agotado, dependiente del petróleo de Chávez, manteniendo el esquema totalitario, no tiene porvenir. Las personas sí tienen porvenir, nosotros no estamos sentenciando a las personas: ni a los comunistas, ni a los que se llaman revolucionarios. Al contrario les estamos diciendo: “Es mejor que todos tengan derecho y no que unos pocos tengan todo el poder y todos los privilegios.”

Yo apoyo que los norteamericanos, los norcoreanos, los chinos y también los cubanos puedan viajar a cualquier país libremente. Pero no me pueden decir que los turistas norteamericanos van a generar o producir el cambio en Cuba. Y para nosotros ha sido contrastante que cubanos dentro y fuera de Cuba inicien un debate y una gran polémica sobre si los norteamericanos pueden venir o no como turistas a Cuba. Y nosotros hemos dicho desde mil novescientosnovent... perdón, desde el año 2007, diciembre, presentamos en la Asamblea Nacional del Poder Popular un proyecto de ley, una propuesta de proyecto de ley llamada Proyecto Heredia, ley de reencuentro nacional y contra la discriminación de los cubanos en Cuba.

¿Qué dice esa ley? Que los cubanos que viven fuera de Cuba son ciudadanos cubanos con todos los derechos, inclusive el derecho de venir a vivir aquí en Cuba con toda dignidad; que los cubanos tienen derecho a entrar y salir libremente de Cuba sin tarjeta blanca, sin permiso de salida, sin confiscación y sin que los castiguen con salida definitiva; que los cubanos tienen derecho a viajar por Cuba libremente, y que no les llamen palestinos, como les llamó Fidel Castro y otros, a los que vienen de oriente hacia occidente porque son pobres, porque tienen dificultades y quieren buscar una nueva vida.


Nosotros decimos: “Cuba es patria y hogar de todos los cubanos. Tienen derecho todos los cubanos, vivan dentro o fuera, a vivir en su hogar en cualquier parte”. Entonces estamos diciendo: “Apoyen la ley de reencuentro nacional, apoyen el proyecto Heredia” (que es como se llama, porque Heredia fue un desterrado, un patriota cubano, poeta desterrado, que sufrió mucho por el destierro). Por lo tanto, creo que es deber de los cubanos apoyar en primer lugar el derecho de los cubanos a viajar desde Cuba y hacia Cuba, derecho que ahora no existe. Y nosotros hemos dicho: “Por el fin de la cortina de espina”. ¿Por qué? Porque cuando un cubano logra salir sale desgarrado. Son tantas las imposiciones, los chantajes, las humillaciones, las separaciones que todavía se mantienen, que es una cruel cortina de espinas. Y decimos: “Caiga ya la cortina de espinas. Por la libertad de los cubanos a viajar libremente”.

El derecho a criticarme no se lo quito a nadie. Usted me dice hay conceptos erróneo en Miami sobre Osvaldo Payá. Yo voy a decir: en Miami está casi toda mi familia, mis amigos, está la mitad del corazón del pueblo cubano, o una parte grande del pueblo de Cuba. Por lo tanto hay que distinguir entre la diáspora, entre el mundo del exilio que es parte de este pueblo, y algunos sectores que tienen mucho poder, mucho dinero, mucha fuerza en los medios, y que no les gusta el proyecto Varela, no les gusta que no pueden determinar lo que nosotros hagamos, tienen otro lenguaje, quizás otra agenda. Pero son cubanos, hay que escucharlos, son parte de este pueblo. Yo no los excluyo, a mi sí me excluyen y excluyen a nuestro movimiento; y hasta hacen un boicot en los medios de difusión, para que el pueblo, dentro y fuera de Cuba, no conozca el Proyecto Varela, no conozca el Foro Cubano. De verdad que navegamos en esta ruta de la liberación bajo un fuego cruzado. Y nosotros, lo quiero aclarar, no estamos luchando por la gloria, no estamos produciendo para la industria de la publicidad, ni tampoco estamos estimulados por un narcisismo o una vanidad de decir: “Miren aquí estamos, oigan mi historia y mírenme todos los días”. No, cuidado; hay miles de cubanos muy sencillos, muy humildes, muy valientes, de todas las culturas o niveles culturales, posiciones económicas en toda Cuba, que sufren la persecución, la exclusión, hasta la cárcel, que se arriesgan por defender los derechos humanos. Y ellos no viven en el mundo de la publicidad, no pueden tener un blog, no tienen acceso a Internet, no filman entrevistas, y sin embargo son protagonistas de esta historia de la liberación que se está haciendo ahora en Cuba.

Por lo tanto decimos: “Miren más allá de lo que se pueda ver en los medios”. Porque los medios son importantes y debían estar en función de todos, sin embargo solo tienen acceso unos pocos. ¿Por qué? Porque en Cuba no hay libertad de expresión ni hay derecho para los ciudadanos, pero nuestra lucha no puede depender de eso. Así que los que quieran criticarme, los que quieran boicotear nuestros proyectos, que lo hagan. Nosotros diremos como decimos a los cubanos que nos persiguen: “No nos importa, no los clasificamos en comunistas o gusanos, revolucionarios”. Decimos: “Todos cubanos; todos hermanos. Y ahora la libertad”.

Pregunta: ¿Pero no entiendo qué problema pueden tener en Miami con el proyecto Varela?

Que lo expliquen los que no quieren oír el Proyecto Varela, que lo explique el gobierno por qué se habla de todo, pero no pueden publicar el Proyecto Varela. Yo se lo voy a explicar: El gobierno no puede publicar el proyecto Varela porque si los cubanos leen y dice: Libertad para que yo me exprese, para que no tenga que mirar a los lados cuando hablo, para que no me excluyan ni me hagan una ficha en el comité de defensa, en el partido comunista del trabajo, en el comité militar, para que pueda hablar cualquier ciudadano a través de los medios de comunicación, para que los que no son comunistas puedan tener su propio partido, para que los trabajadores puedan tener sus propios sindicatos, para que los pobres que ahora no tienen voz y ni siquiera pueden decir que son pobres, puedan decir también: “Yo soy pobre y quiero la oportunidad para progresar”, para que el pueblo pueda elegir libremente su gobierno. Si el cubano lee eso dice: “Aquí todos ganamos y nadie pierde”.

Por eso el gobierno no quiere oír hablar del Proyecto Varela. Si algunos fuera de Cuba tampoco quieren oír hablar del Proyecto Varela que lo expliquen ellos. Yo, al igual que usted, no me lo explico; pero no los odio. Le digo, ahora estamos impulsando el Foro Cubano con una visión: que los cubanos sean protagonistas de la lucha por los derechos, como hoja de ruta para llegar a ese momento del cambio con el ejercicio de la soberanía popular; es decir, que todos los cubanos puedan participar.

Pero al mismo tiempo ofrecemos una visión, no un programa rígido, una visión de cambio ¿que sabe cómo le hemos titulado? Unidos en la Esperanza. Creo que por aquí lo dice: Unidos en la Esperanza. Y pueden encontrarla en nuestra página, que la edita mi hermano en Madrid: www.oswaldopaya.org Ese es nuestro único medio; no tenemos un periódico, una cámara, ni tenemos un gran blog, tenemos esa pequeña página, pero ahí encuentra nuestros documentos.

No comments: