Monday, December 3, 2012

Héctor Maseda (part 1)

Part 1 of interview Héctor Maseda, a Cuban journalist and former political prisoner. See video.

Hace, el miércoles pasado se nos informo de que en otro acto también de recordación a Laura Pollan el día siete, el miércoles siete de este mes de diciembre del dos mil once, se nos informo por algunos funcionarios norteamericanos de la SINA que Laura había sido seleccionada para obtener con carácter póstumo el premio o la medalla por la democracia.

Este, esta distinción es otorgada por la Fundación Nacional para la Democracia su sigla en ingles NEC y se nos hacia hincapié en que solamente había sido realmente concebida anteriormente a personalidades que se habían destacado internacionalmente de una manera muy importante en favor de la democracia en cualquier parte del mundo.


Es decir tanto por los Derechos Humanos, como para proyectarse en una labor eh, que destrozarse cualquier tipo de régimen totalitario o de izquierda o de ultra derecha, de cualquiera de los dos, pero que no respetara precisamente la existencia del pueblo, de la nación como corresponde.

Entonces se nos informo esto, se nos planteo que el día catorce, es decir ayer se le haría entrega y precisamente en el Congreso de los Estados Unidos de Norteamérica en Washington DC a el asistirían un grupo de congresistas.

Y se invito también algunos no dijeron quines, no recuerdo, algunos diplomáticos extranjeros acreditados en los Estados Unidos, Jefes de Sesiones, Funcionarios, también estaban presentes algunos cubanos del exilio histórico, que estuvieron X años, decenas de años prisioneros en las ergástulas cubanas por combatir precisamente a los hermanos Castros y su régimen.
Allí vimos algunos, algunos los conocíamos, otros no, estuvieron presentes diplomáticos también, como por ejemplo norteamericanos que habían estado en Cuba, por ejemplo yo vi se mencionaron algunos, pero bueno yo vi, al único que vi de verdad fue a Jonathan Farrar que fue el anterior a Dorle (?) Caulfield el que esta actualmente, que por cierto tenemos muy buenas relaciones, siempre la hemos tenido y yo le envié un mensaje cuando fui.

Me correspondió el espacio televisivo en la tele conferencia, además de referirme a todo lo demás, agradecerle el mensaje del Presidente Obama, el mensaje de la secretaria de Estado Hillary Clinton, los mensajes, los mensajes breves de Marco Rubio el Congresista, de Ivon Menéndez, Ileana Ross Lehtinen estuvo también ahí, hablo muchísimo y muy bien.

Le estoy diciendo los que recuerdo, los que recuerdo y por supuesto el Presidente, o el Director General de la NEC que fue el que llevo el peso, la conducción, fue el maestro de ceremonia, pero además tuvo participación personal, eh organizando las diferentes entrevistas, y la entrega de la palabra para que expresaran sus opiniones.

A nombre de las Damas de Banco allá, hablo su representante, el apellido no recuerdo Yoly la esposa de Manuel Vázquez Portal, ella en nombre de todas, las Damas de Blanco, bueno pues recibió la medalla, esa medalla debe venir para acá y por supuesto nosotros en estos momentos no la vamos a tener aquí.

Va a estar en un lugar seguro, para que cuando lleguen mejores tiempos poderla con garantía de que no va hacer usurpada por nadie que no merezca ni siquiera tocar ese objeto, pues pueda apropiarse de él indebidamente, indebida y bruscamente.

Al final esto duro aproximadamente este encuentro yo diría que hasta de dos mundos, un mundo como en el que nos encontramos nosotros que es oscuridad, tinieblas, alamedas oscuras, sin derecho, sin, sin prácticamente ningún tipo de libertad, sin nada y aquel que es símbolo de la democracia, aunque no sea perfecto, pero es el que más se aproxima a la perfectibilidad social o sociológica.

Y fue muy, muy sencillo desde nuestro punto de vista, pero muy cariñoso, muy tierno, muy delicado, fue muy representativo del momento.
Recuerde que se conmemora precisamente, ayer se conmemoro los dos meses de la desaparición física de Laura que fue el catorce de octubre y este acto se dio y no fue casual el catorce de diciembre, fue muy emotivo como le decía y dentro de su sencillez quedo que fue extraordinario, nosotros nos sentimos muy satisfecho con todo.
¿Que pudiera pasar a la medalla?

Que hagan un registro sorpresivo o que en uno de los mítines de repudio que a cada rato nos hacen, por ejemplo cada vez que hay una actividad de las Damas de Blanco ellas vienen a esta casa y la Seguridad moviliza sus hordas, toma las entre calles, desvía el transito y comienza con sus mítines de repudio durante horas.

Por ejemplo puedo decirle que el viernes pasado comenzó el té literario tradicional de todos los días dieciocho que se anticipo en el caso de este mes, se dio el, fue el viernes pasado, o fue un ocho o un nueve, después usted rectifica la fecha.

Y cuando comenzó el té a las cuatro y media de la tarde ellos armaron también en fin su asedio con, con amenaza, frases descompuestas, falta de respeto, groserías, de ahí no paso, no hubo ningún tipo de agresión física ese día, y duro hasta las diez y cuarto de la noche, desde las cuatro y media hasta las diez y cuarto de la noche, a las cuatro y media de la tarde, al día siguiente.

Fue el día nueve, no el día ocho viernes, fue el día ocho viernes, porque el día nueve el sábado se produjo aquí eh, por parte de las Damas de Blanco el día de la proclamación, se celebro la Proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que tuvo lugar el día diez, eh de diciembre de mil novecientos cuarenta y ocho, cuando se hizo la proclamación inicialmente.

Y ellas comenzaron a las diez de la mañana, diferentes actividades se vieron artículos de la Declaración Universal, hubo intervenciones específicas sobre algunas eh represiones que habían sufrido algunas de las presentes, de las Damas de Blanco presentes.

Esto comenzó como le decía a las diez de la mañana y desde esa hora hasta las siete de la noche hubo otro mitin de repudio con similares características al anterior, controlado, dirigido y organizado por operativos de la Seguridad del Estado y personas movilizadas por ellos, ningún vecino se sumo a eso, nunca lo hacen, ellos nos respetan y nos consideran mucho a nosotros, ellos no participan.

Pero estos señores militares traen de la policía política, traen personas de otras sitios, por ejemplo yo salí y vi en el parque en la manzana próxima, en la otra cuadra yo vi varias guaguas en las cuales movieron a estas personas, cuatro o cinco guaguas y ellos aburridísimos en el Parque Trillo hasta que los llamaron.

Y entonces ya se sintieron felices, ya hicieron lo que le habían mandado, participaron en lo que le dio la gana, hubo dos hecho significativos iguales sin agresión, esto no tuvo agresión ningún tipo, el sábado, si mucha gritería, frases, falta de respeto, amenazas, todas estas cosas.

Y ellos como es costumbre se paran en la cera nuestra de espalda a nosotros y de frente a ellos aparentando que nos están controlando para que de ahí no pase, es decir tienen que hacer lo que yo digo, no lo que ustedes quieran, hasta ahí nada más.

Sacaron una especie de plataforma, trajeron medios técnicos, amplificadores, bocinas y se pusieron para que lo que aquí se esta haciendo que se decía en alta voz, a viva voz para que se escuchara por parte de ellos, supieran nuestras verdades, no solamente las mentiras de ellos, sino también nuestras verdades.

Pues comenzaron hacer cantos y frases, pero con un volumen tremendo, la respuesta de las Damas fue inmediata un toque de casuelas y ese toque de casuela es insoportable, insoportable en el sentido por el ruido que provoca y además la frecuencia con que lo hacen, son unos ban, ban, ban, ,ban y frases, eso es insoportable al oído, rompe, destroza los tímpanos.

Nosotros estábamos con tapones en los oídos, pero ellos no y al rato, fueron quince minutos de toque de casuela, se fueron retirando, retirando y se alejaron de aquí, se fueron digamos hasta casi los extremos de las entre calles, es decir en Hospital y Aramburu, pero siempre manteniéndose en Neptuno.

Por supuesto algo que se me olvido decirle, en todos estos mítines ellos desvían el transito, aquí no transita nadie y bloquean las calles a dos o tres cuadras en todas las direcciones, con motos del tránsito de la policía, con patrulleros de la policía o con policías propiamente dicho de acuerdo a la lejanía no, y así fue.

Pero hubo una tercera actividad el domingo, el domingo día diez de diciembre, las Damas como de costumbre fueron a la iglesia de Santa Rita, participaron de su misa, salieron y desfilaron por Quinta Avenida, y cuando ya, después fueron al Parque Gandy, concibieron algunas entrevistas, discutieron algunos temas, organizaron algunas cosas y se retiraron en dirección a la, por Tercera, por Avenida Tercera hasta donde estaba la parada de los ómnibus en la calle veinte y ocho.

Y cuando estaban en veintiséis y veintiocho inmediatamente las atacaron, un operativo que tenia movilizado la seguridad, la policía política, tenia movilizado, pero que a diferencia de los anteriores, aquí si hubo agresiones, aquí hicieron de todo.

Las arrastraron, las patearon, las golpearon, las galletearon, le gritaron cosas, le halaron los pelos, a una muchacha le fracturaron dos dedos, los dedos a, no recuerdo su nombre, a Bertica la apabullaron, le dieron trompones, golpes, bueno a un grupo de ellas, todas detenidas.

Las de la Habana las fueron montando obligatoriamente, ellas se tiraron todas en el piso y las fueron levantando una a una, las llevaban a un coche, ahí las pateaban de nuevo, las golpeaban y para sus casas, o para, en algunos casos los menos fueron a casas específicamente digo o unidades policiales, ahí tuvieron horas hasta que las soltaron el mismo día.

Habían hombres también, que generalmente están ahí, esposos, personas amigas, eh incluso personas que simpatizan con nuestra causa y con la defensa de los derechos humanos, porque se están afectando los de ellos, que son los mismos y bueno pues también fueron detenidos.

A muchos los llevaron a la Cuarta estación, pero la represión más cruel, el ensañamiento más fuerte, fue con las Damas de Blanco, ahí si acabaron con ellas y sobre todo con las del interior del país y dentro de éstas del interior del país que habían personas de Villa Clara, de Matanzas, de Colon, de Pinar de Rió.

A las que más hostigaron, con las que hubo los tratos crueles e inhumanos y más degradantes, más fuerte, fue con las orientales, Santiagueras, de Holguín, si no recuerdo si también habían de de Guantánamo, pero bueno Santiago y Holguín estas dos provincias orientales las subieron a la fuerza en un ómnibus y ya se las llevaban, las deportaron obligatoriamente y luego que las patearon, les hicieron de todo, las reprimieron física y moralmente con groserías.

Y ellas parece que reclamaron que sus pertenencias estaban aquí, porque salieron de aquí el viernes y el sábado , estuvieron aquí desde días antes y entonces al rato llego aquí un carro de la Seguridad de la policía política, con tres oficiales, yo no los deje pasar, ellos llegaron se asomaron a la ventana hablaron conmigo y con Bertica.

Ya la habían llevado a su casa después de golpearla en Alamar y ella vino para acá antes de que ellos llegaran, igualmente con Laurita que la llevaron a su casa y ella vino para acá directo, estaban aquí, entonces se le dieron las propiedades, pero exigimos que ellas dos fueron con estos oficiales en el coche para garantizar que las propiedades que de aquí se llevaban se las entregaran a sus respetivos propietarios, de lo contrario podría ocurrir otra cosa y era un problema para nosotros,.

Entones así fue ellas retornaron posteriormente así nos lo avisaron y ahí prácticamente, bueno el final real fue como fueron liberando a los que previamente detuvieron hombres y mujeres y al día siguiente fue que nos enteramos que todos habían llegado a sus respectivos destinos, sin graves problemas, aunque en el ómnibus cuando iban subiendo las golpeaban de nuevo, pero eso fue aquí, ya en el resto del viaje no, las respetaron.

Esto es un resumen de lo que paso durante los días estos de la celebración del ciento sesenta y dos no, fue en el cuarenta y ocho, no ciento sesenta y tres aniversario de proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el sesenta y tres aniversario, déjeme rectificar porque dije ciento sesenta y tres no, sesenta y tres aniversario, fue en el mil novecientos cuarenta y ocho, diez de diciembre.

No comments: