Tuesday, December 4, 2012

Rita Montes de Oca (part 3)

Transcript of part 3 of interview with Rita Montes de Oca, a member of Las Damas de Blanco. See video.

Entonces, no el tratamiento no me lo han hecho, no me han hecho los análisis no sé lo que tengo yo, yo sentía como me estaba muriendo poco a poco, lentamente, poco, poco se me va la respiración usted me ve la garganta mala ya eso me afecta la respiración, no yo no he mejorado nada.
El 18 de agosto y la garganta mía se ha ido empeorando me ha ido mejorando pero la voz la tengo afectada, la garganta me sigue doliendo, las piernas me duelen mucho, la presión altísima, se me ha mantenido la presión en ciento sesenta con setenta.

Bueno hay varias, hay seis damas de blanco ahí hay una de ellas que también fue inyectada en otra actividad que se hizo que yo no me encontraba en esa actividad también la inyectaron, dice ella que se hizo un análisis con una persona particular no y que le dio plomo en la sangre, lo que tengo yo no sé porque a mi si no me han dicho nada, los médicos tienen miedo. Ahí esta una dama que esta ahí, Mercedes Fresneda.
Yo, eso no es verdad nosotros no somos salariados porque casualmente nosotros vivimos muy pésimo, nosotros vivimos peores que una vaca en una vaquería, nosotros.
Y puede ir a mi casa con confianza para que vea lo humilde que vivimos nosotros, lo infrahumano que vivimos nosotros en Guanabacoa, no trabajamos a mi esposo lo votaron del trabajo, a mis tres hijos lo votaron del trabajo.
No yo era costurera en mi casa, yo cosía en mi casa particular yo tenia una máquina de coser, pero los vecinos no quisieron coserse más con migo porque cogieron miedo con la represión de la seguridad y la máquina tuve que venderla ya si no tengo máquina, tuve que venderla a raíz de que mi esposo cayo preso, mucho menos iban a mi casa y entonces tuve que venderla la máquina para ir a verlo a él a la presión.
Quien yo, cuarenta y cuatro años, no yo soy hipertensa si padezco de la presión,
Bueno yo no se que me habrán inyectado porque, eso no me deja a mi dormir no me deja vivir, de buena a primera me hincho, me hincho toda, toda, me hincho, la cara, las orejas, el sentido aquí se me hincha todo, entonces mi mamá me ha hecho cocimientos de hierbas no de muchas matas que es lo que me ha ido ayudando un poquito me ayudo a pararme.
Bueno de echo no podía venir aquí a las damas no podía salir a ninguna parte no podía caminar estaba como invalida, parecía una persona como si estuviera drogada porque era una cosa así, no podía ni levantar la cabeza, me dolía todo, todo, la cervical, la cabeza yo tenia que abrirme el pelo y coger torta de mentol de bálsamo analgésico y echármelo aquí en el medio de la cabeza.
Coger pomos hielo porque me subía mucho la presión y ponérmelo aquí en el cerebro, porque sentía como que me moría, o que se me iba la vida lentamente y lo que más pensaba yo era en mis hijos, ese es el temor que tengo yo mayor, si yo me encuentro hoy en las damas de blanco y somos opositores mi esposo y yo es por salvar la vida de nuestros mis hijos.
Si no, no fuéramos opositores, porque la verdad, yo le voy a decir la verdad voy hacer sincera, este pueblo hay muchas personas que nos apoyan, pero soy muy poquitas aquí muchas personas comprometidas, muchas personas que viven del negocio.
Bueno no nos importan eso también, pero como están cómodos no les importa la vida de nadie y lo que hacen es criticarnos nos timan como nosotros tenemos carteles en la casa de nosotros, en contra del sistema pasan por ahí y dicen que somos locos que esos carteles nosotros los tenemos puestos porque nos pagan euros por los carteles, y que somos contrarrevolucionarios que nos van a caer a pedradas, que nos van a caer cabillazos.
Así hay gente que pasan y nos amenazan, pero nosotros no les hacemos caso si en definitiva ya estamos muertos, estamos presos y estamos muertos en vida porque nos estamos muriendo poco, a poco lentamente, yo llevo cuatro años en esto.
Mi nieto casi siempre me lo acuestan sin comer, cuando se acaban los mandados del mercado que come, no hay nada que comer, lo que aparezca.
Que más queda aquí por hacer, seguir luchando en contra de ellos hasta que nos maten cada vez que van a mi casa a reprimirnos a nosotros que no nos dejan salir o a inventar un cuento de que nos cogieron haciendo esto,
Mentira mi esposo estuvo preso cuatro días acusado de un robo de veinte mil dolores, ya no saben que van a inventar con nosotros, y yo les he dicho a ellos cojan un tanque de guerra se paran frente a mi casa nos tiran una bomba para adentro contra de la familia y ya salen de nosotros porque mientras estemos vivos y tengamos con un poquito de fuerza así vamos a seguir luchando en contra de ustedes.
Oyó, con comida, sin comida, con ropa, sin zapatos, descalzos, con tapa rabos, vamos a seguir en contra de ustedes hasta que Cuba sea libre, así que no nos queda más nada quehacer.
Morir o vencer, no hay más nada.

No comments: