Monday, December 10, 2012

Sara Marta Fonseca (part 2)

Transcript of part 1 of interview with Sara Marta Fonseca, member of Las Damas de Blanco. See video.

Mi abuelo se llamaba Pedro Fonseca Fortes, no desgraciadamente, ya murió, ya. No, el sencillamente, él se apartó de todo lo que tenia que ver con el sistema que estaba imperando en Cuba, y ya.
Fue declarado desafecto al gobierno, en el año…, antes de yo nacer, sesentaisiete o setenta y ocho, no le puedo ahora decir bien, me parece que fue el sesenta y ocho.

A el se lo llevan preso para la seguridad del estado de Santa Clara, ahí permaneció incomunicado todo el tiempo, no pudieron probarle nunca nada.
Porque realmente las armas que el tenia en aquella casa, una casa modesta que el tenia en una playa, en la Playa el Salto, eran las mismas armas que el arreglaba para el ejercito de Fidel Castro, y que no tuvieron arreglo y estaban ahí porque nunca nadie las recogió.
El no estaba preparando nada para alzarse ni nada de eso y le no pudieron probarle nada y tuvieron que darle la libertad.
No, jamás, jamás.
Eso si le puedo decir que es algo muy difícil, no es fácil para un niño que todos los niños crean en algo que uno sabe ya que sabe no sirve, porque yo lo escuchaba en mi casa en casa de mis abuelos,
Yo siempre fui una persona, yo fui una niña un poco curiosa, cuando en cas de mi abuelo, o sea se reunían las personas mayores, yo buscaba la manera, o sea me escondía debajo de la mesa para escuchar y nadie pudo engañarme nunca.
Y mi papá siempre me hablo muy claro: ellos dicen que soy un contrarrevolucionario y siempre te van a maltratar en la escuela, tienes tratar de coger cien puntos en las notas tuyas, en tus pruebas para que al menos te den noventa, porque siempre van a buscar por donde quitar puntos , por donde desaprobarte, por donde humillarte.
Y trate simplemente de eso, de ser buena estudiante, y ya, aunque no me dieran después una carrera, aunque no pudiera estudiar en un preuniversitario, pero por lo menos sentirme bien, yo decía lo que esta el maestro explicando, yo le pongo atención al maestro.
Antes de responderle esa pregunta quisiera hablarle de un detalle en los años primarios de mi escuela.
En el año ochenta hubo un hermano de mi abuelo vino en una pequeña embarcación para llevarse a toda la familia, eso fue cuando el Mariel, mi abuelo no se quiso ir, mi papa tampoco.
Mi abuelo decía que el quería ver la caída del comunismo, pero aquí desde adentro del país, no se quiso ir.
Debido a esto, nosotros, mis hermanos, mis primos y yo, fuimos muy marginados en la escuela claramente ellos lo que querían era que nos fuéramos del país.
Había una familia, un expreso político, el nombre claro de él, yo lo recuerdo es que le decían Apito Rojas, no recuerdo, no recuerdo su nombre original cual era, que tenia dos hijas en la misma escuela donde yo estudiaba.
Entonces todos los días cuando terminábamos las clases cogían a los niños, primarios, de la primaria, para hacerle un acto de repudio a la casa de Apito, para tirarles huevos, para irlo a ofenderlo y por supuesto eso no iba dentro de mis principios a pesar que tenia nueve años en ese entonces nada mas.
Yo no lo podía hacer, entonces me daban, me daban cocotazos, me ponían los huevos en las manos, yo no se los tiraba. Yo deje de comer huevos durante muchos años.
Y cuando me llevaban para el aula otra vez, me llevaban para un aulita cerca de donde estudiaban los niños de preescolar, y utilizaban son unos juguetes de aire que de verdad que no duelen, pero a un niño de nueve años lo atemoriza.
Me ponían las manos mías encima de la mesa y había un profesor, yo no se si era tan grande, pero yo lo recuerdo como un hombre muy grande y muy grueso, no se si era por el miedo que yo le tenia, que me cogía las manos y me decía dime la verdad: es verdad que ustedes se van por el Mariel.
Yo le decía, no.
Ha viste te ganaste que te machuque los dedos, por decirme mentira, y el me machucaba, eso me lo hacia muchas veces en la semana me machucaba los dedos de las manos, eso es una tortura, porque el quería que yo le dijera: si hay un tío de mi papa ahí en el puerto del Mariel esperándonos para irnos del país.
Y yo nunca le dije, porque en realidad mi papá no se iba, el tío estaba pero nosotros no nos íbamos, era una tortura lo que nos hacían.
Bueno mire, yo pienso, y que me perdone todo el que no piense igual que yo, yo pienso que al régimen no se le debe oxigenar en lo absoluto, negociaciones con el régimen cubano yo pienso que no deben de existir, porque son válvulas de escape.
Yo pienso por ejemplo que el bloqueo no deben quitarlo, el embargo, ellos llaman bloqueo, no se debe quitar, porque seria oxigenar al régimen.
En cuanto, digamos en cuanto a la lucha que tenemos nosotros los opositores acá, bueno, tratar de ayudarnos con los medios de información, no, no involucrarse en nuestra lucha, porque eso es algo, lo veo como algo nuestro, algo nuestro.
Pero bueno si en Cuba pasa que golpearon a un opositor y lo llevaron a prisión por exigir cambios divulgar esa noticia lo mas que se pueda no solamente en Estados Unidos, en todos los lugares del mundo.
Ayudarnos a divulgar nuestras informaciones, nuestras noticias, eso si, no inmiscuirse en nuestra lucha porque ya seria, eh un problema de países. Yo veo mi lucha, la lucha nuestra como mía como de mi esposo, de cada cubano, lo veo como algo muy nuestro.
Es una injusticia, es una violación gravísima a los derechos humanos y ahí se demuestra lo tiránico y lo totalitario que es el régimen castrista, porque es un hombre que viene a proporcional medio de comunicación, no esta cometiendo ningún delito.
Si embargo lo tienen, en las condiciones que esta el, que esta hasta enfermo, acusado, preso, bueno acusado no ya fue juzgado ya, preso injustamente porque es que el no hizo nada, el no vino a poner una bomba, el no vino a incitar a nadie a que cogiera un arma y que se alzara.
El vino a brindar apoyo y no a la oposición, ah no recuerdo como se llama la institución, no recuerdo como se llama que son… los judíos, exactamente, no tiene nada que ver con política, para nada, eso no es un delito.
Alan Gross estaba, no se si todavía se mantiene ahí, ingresado en el Hospital de, en una sala de penados de la seguridad del estado, en el Hospital Militar donde mi esposo permaneció también muchos días ahí preso.
Lo tienen totalmente aislado, otra violación mas, un hombre aislado, no tiene comunicación con los demás reos que se encuentran allí, otra violación más.
Es totalmente falso, irónico también, porque le voy a decir, los opositores no nos dan trabajo, sencillamente, quien quiera no de los Estados Unidos, de cualquier país del mundo, cualquiera que nos proporcione algo para facilitar nuestro trabajo, nosotros lo aceptamos.
Porque es que no tenemos otra forma de adquirirlo, quien quiera que nos quiera ayudar, con lo que sea monetariamente, con hojas, con lápiz, con plumas, con… una cámara fotográfica, nosotros lo aceptamos.
Eso no es ser mercenario, eso es, aceptar una ayuda que se nos brinda para continuar luchando, para continuar trabajando.
En muchas ocasiones que hemos sido arrestados, yo les he dicho a estos agentes de la seguridad del estado, y porque ustedes no nos permiten un espacio en la radio cubana, en la televisión cubana, porque tenemos que depender de que emisoras de otro país nos llamen para difundir nuestras noticias.
¿Por qué?, si tenemos el derecho de hacerlo por la televisión cubana, es lo que queremos, no lo permiten, sencillamente ellos saben que serian el fin de ellos.
Lo que mas deseo es vivir en mi país, en democracia, con libertades, con todas las libertades que nos han sido prohibidas durante, bueno, yo tengo cuarenta y un año y no he conocido otra cosa que esto.
Creo que nadie se puede cansar por luchar, por lo que quiere por la libertad de su país por una vida mejor para sus hijos, creo que eso nadie…
No puedo afirmar que en un futuro, eh tenga que abandonar mi país, porque tengo una familia que esta siendo reprimida, pero no es lo que deseo…
Yo pienso que esta en manos del pueblo, en manos nuestras también porque nosotros no podemos cansarnos, tenemos que seguir, y seguir llevándole el mensaje al pueblo, pero…
Lo que mas le pido a dios es que en el momento que ocurran los cambios en Cuba, pues esos mismos militares que tantas veces nos han reprimido, entiendan, comprendan y no alcen sus armas en contra del pueblo.
Si eso sucede, eh yo pienso que el futuro de Cuba puede ser brillante porque el cubano es, el cubano es… le gusta emprender, el cubano es luchador, es trabajador.
Y si en Cuba se logran los cambios, si en Cuba existe ya, se respeta la democracia, el país puede salir, puede salir adelante.
Gracias a usted.

No comments: